• Jennifer Bligh

Al aire libre.

(Tiempo estimado: 2 - 4 minutos)

Karmann Ghia

Wilhelm Karmann es considerado el padre del cabriolet. Su exitosa empresa familiar produjo alrededor de tres millones de carrocerías en el último siglo, la mayoría abiertas y en su mayoría para otros grandes fabricantes de automóviles. Pero al final, la vida en el nicho no funciona.

El mundo parece más bello para quien lo recorre sin techo, piensa Wilhelm Karmann. Es 1901 y este joven de 30 años de Krefeld acaba de tomar una de las decisiones más importantes de su vida. La tinta del contrato con Minna Klages aún está húmeda: desde el 1 de agosto de 1901, Karmann es el nuevo propietario de Christian Klages, el mayor carrocero de Osnabrück, con 15 empleados y dos casas en Kamp 30/31. El negocio es conocido más allá de los límites de la ciudad. Desde 1874, todo lo que tiene ruedas se ha construido o reparado allí. Y Karmann no es ajeno a la industria. A este experto en ruedas le gusta todo lo que rueda por las carreteras con la mayor suavidad y rapidez posibles.

Este empresario emprendedor lleva dibujando coches abiertos desde su infancia. Pero en una época en la que los carruajes surcaban los caminos más accidentados, la idea de un vehículo motorizado con techo plegable resulta casi escandalosamente progresista. Además, los diseños plegables que no sólo ofrecen seguridad, sino que también son resistentes al agua y al calor, se consideran de mal humor. Todavía. Karmann diseña y trabaja por las tardes. Durante el día, además de carruajes, fabricó las primeras carrocerías para Dürkopp, Opel y Minerva. Por último, en 1913, registró en Berlín su patente para un techo de coche plegable e impermeable, por lo que se le considera el padre de los techos descapotables.

El 24 de noviembre de 1908 se casa con Mathilde. Su esperado hijo Wilhelm Jr. nace el 4 de diciembre de 1914. Los clientes de Karmann, Hansa, Hansa-Lloyd y Mannesmann, son bien conocidos, pero aún le falta el gran golpe. En 1921 llega el primer gran pedido: la Aktiengesellschaft für Automobilbau Berlin (AGA) encarga 1000 carrocerías. A partir de ahora, Karmann es uno de los gigantes de la industria, y su caballo de batalla, el techo descapotable plegable, se convierte en el favorito de la alta sociedad. En 1932, 150 empleados construyen 16 cabriolets Adler Primus al día, y en 1939 ya hay 800 empleados que producen 65 carrocerías al día.

Después de la Segunda Guerra Mundial, los notables pedidos de Ford y VW hicieron que el proveedor volviera a ponerse en pie. En 1949, Wilhelm Karmann logró su mayor éxito: el hombre de 78 años fabricó a sus expensas un Beetle descapotable de cuatro plazas y presentó el prototipo en Wolfsburgo. El pedido de la serie se recibió el mismo día. En 1988, 331.487 de estos coches habrán salido de la línea de producción. El jefe superior Karmann se mantiene al frente de la empresa hasta su muerte en 1952. En este momento tiene 1452 empleados y factura 15 millones de dólares.

Su hijo, Wilhelm Jr, tiene otra idea brillante poco después. Quiere poner el exitoso motor del Escarabajo en una carrocería elegante y deportiva. Volkswagen se muestra escéptico, porque los coches deportivos necesitan más de 30 CV y deberían ser más rápidos que 115 kilómetros por hora. Karmann habla con Luigi Segre, su amigo italiano y estilista jefe de Carrozzeria Ghia. El resultado, el VW Karmann-Ghia, se celebra hasta el día de hoy como un icono del siglo pasado y pone por fin a la empresa Karmann en el punto de mira. Hasta 1974 se fabrican casi 400.000 unidades del VW Karmann-Ghia, relativamente caro, a 7500 marcos.

Hoy los "Porsches de las amas de casa" o los "Ferraris de las secretarias" son objetos de colección. "Si tuviéramos más trabajadores cualificados, podríamos construir aún más coches y también los venderíamos", expone Karmann a finales de los años 50. Los tiempos son buenos, se expande con plantas en Brasil y Portugal, construye para BMW, Daimler y también para Audi.

Pero la historia de la empresa familiar termina trágicamente. Tras la muerte de Wilhelm en 1998, sus tres hijos no consiguen ponerse de acuerdo. En vista de los nuevos sistemas de producción flexibles de los grandes fabricantes de automóviles, el negocio también es cada vez más difícil para un proveedor. Cuando surgen las dudas sobre la solvencia de la empresa y los pedidos empiezan a caer, Karmann se acaba en 2009. La empresa Webasto se hace cargo de la división de techos, VW la producción de automóviles por casi 40 millones de euros. ¿Qué queda? Hasta hoy, el modelo descapotable del VW Golf se sigue fabricando en la Karmannstraße. ®

Texto: Jennifer Bligh

Dirección de la editorial

  • Private Wealth GmbH & Co. KG
    Montenstrasse 9 - 80639 München
  • +49 (0) 89 2554 3917
  • +49 (0) 89 2554 2971
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Idiomas

Redes sociales