• Klaus Peter Fuchs / Gerd Gregor Feth

Cuando una cosa se entrelaza con otra.

(Tiempo estimado: 2 - 4 minutos)

Jaeger le Coultre

El inventor Antoine LeCoultre catapultó la producción de relojes a una nueva era. El hecho de que consiguiera fabricar todas las piezas del reloj en máquinas marca el inicio de la industria relojera. Pero las disputas dentro de la familia casi impiden su éxito.

Durante tres años, Antoine LeCoultre había forjado navajas durante el día para ganarse la vida. Y por la noche, jugaba con su máquina. En el verano de 1832, por fin tuvo en su fragua una fresadora que cortaba en una sola operación engranajes de reloj de forma perfecta.

En el Vallée de Joux, el valle suizo de los relojeros, esta innovación fue naturalmente vista con escepticismo y temor. Durante siglos, los agricultores de la zona han aserrado engranajes con herramientas sencillas durante los largos inviernos. Prácticamente de la noche a la mañana, LeCoultre está catapultando el oficio tradicional a la era de la producción industrial en serie.

Junto con su hermano Ulysee, Antoine crea ahora su propio taller. El hermano se ocupa de los negocios, Antoine de los inventos. Pronto sus engranajes se fabrican con tanta precisión que las inexactitudes ya no pueden sondearse con los instrumentos existentes. Así que Antoine inventa el miliómetro: ahora es capaz de medir una milésima de milímetro de desviación. Se crea un nuevo estándar de precisión en la relojería.

El éxito empresarial, escribe el autor de libros Alex Capus en su obra "Patriarcas", no deja de materializarse. Fabricantes de relojes de todo el mundo compran los engranajes de LeCoultre y pagan casi cualquier precio por ellos. Por el camino, Antoine desarrolló el sistema de cuerda de la corona con un balancín y una máquina para fabricar el escape. En 1847, a la edad de 44 años, fue capaz de fabricar a máquina todas las piezas de un reloj.

Pero, como ocurre a menudo, hay problemas en la sociedad fraternal en la cima del éxito. ¿Quién es más importante? Según la leyenda, las esposas celosas también desempeñan un papel. No se ha transmitido cómo se produce la separación. Sólo el resultado: Ulysee se hace cargo de la rentable producción de engranajes. Antoine se queda con las deudas y las máquinas.

Pero el inventor no se rindió. En la Exposición Universal de 1851, produjo su primer LeCoultre hecho completamente a máquina. Una sensación. De vuelta a Suiza, inició la producción en serie y, al parecer, volvió a caer en la trampa familiar. Su yerno, Jean Gallay, le ofrece hacerse cargo de la parte comercial, y Antoine Le- Coultre le hace socio en igualdad de condiciones. Sin embargo, desgraciadamente, Gallay no es un buen hombre de negocios. En 1858, el agente judicial llega a la puerta de "Antoine LeCoultre & Fls". Ahora Antoine tiene que vender incluso su finca. Lo único que le queda son sus queridas máquinas.

En 1860, emprende un nuevo intento, pero esta vez con socios externos. Los accionistas aportan el capital a la empresa LeCoultre, Antoine las máquinas. A cambio, recibe 62 de las 142 acciones y se convierte en director técnico. El centenario florecimiento de la industria relojera suiza, que ahora comienza, supuso para LeCoultre una enorme demanda. E incluso en lo que respecta a la familia, su suerte cambia. Sus hijos Elie, Paul y Benjamin no sólo se incorporan a la empresa. Además, han sido previsores y han recomprado gradualmente las acciones. En 1877, la próspera empresa vuelve a pertenecer a la familia. En esa época, era un productor de movimientos de relojes para marcas de renombre como Vacheron Constantin, Patek Philippe y A. Lange & Söhne. Entonces, en 1903, el nieto Jacques-David LeCoultre conoce al francés Edmond Jaeger, que quiere construir relojes extremadamente planos. Ambos acabarán fusionándose, en 1937. En 1948, Jacques-David LeCoultre muere y con él el último miembro de la familia en la dirección de la empresa.

En las décadas siguientes, se alternan varios nombres hasta que en 1978 -a raíz de la crisis del cuarzo- Jaeger-LeCoultre también atraviesa serias dificultades. VDO, el fabricante alemán de accesorios para automóviles, compra la empresa. Se dice que la antigua propietaria de VDO, Liselott Schindling, hizo la adquisición principalmente para obtener relojes finos a un precio más bajo, con los que a la exitosa jinete de doma (medalla de oro en 1972) le gustaba impresionar a los jueces. En el momento en que la industria mecánica experimentaba su renacimiento, LeCoultre se había reestructurado y fue vendida al Grupo Richemont en 2001. En la actualidad, Jaeger-LeCoultre emplea a 1.400 personas en Le Sentier y fabrica más de 60.000 relojes de lujo al año.

Texto: Klaus Peter Fuchs / Gerd Gregor Feth

Dirección de la editorial

  • Private Wealth GmbH & Co. KG
    Montenstrasse 9 - 80639 München
  • +49 (0) 89 2554 3917
  • +49 (0) 89 2554 2971
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Idiomas

Redes sociales