• Jennifer Holleis

Garantiza el éxito.

(Tiempo estimado: 2 - 4 minutos)

Aufmacher Oetker

Gracias a una inteligente comercialización de sobres de levadura en polvo de diez peniques y a una temprana diversificación, la farmacia de August Oetker se convirtió en una de las mayores empresas de Alemania en 130 años. Tras la separación del Grupo Oetker en el verano de 2021, su futuro está abierto.

El año 1891 promete ser bueno. El 1 de enero, el Dr. August Oetker, de 29 años, se hace cargo de la "Aschoff's Apotheke", en la calle Niedernstraße 3 de Bielefeld, habiendo pedido el dinero a su suegra y al banco. Su mujer, Karoline, apoya al científico natural e hijo de un maestro panadero y cuida de su hijo Rudolf, de dos años. August Oetker promete "servir lo mejor posible a todos los que honran mi panadería con su confianza". Sus primeras formulaciones propias son una crema para los pies y una tintura de calor.

Sin embargo, en lugar de trabajar en otros medicamentos, Oetker empezó a juguetear con otro ingrediente en el anexo de la farmacia. Su primo Louis Dohme, que vivía en Estados Unidos, le habló del "polvo de hornear fosfatado del profesor Horsford". El polvo blanco era un agente de horneado insípido que garantizaba que la masa de los pasteles subiera, algo habitual en las grandes panaderías estadounidenses. ¿No sería también algo para todas las amas de casa de Alemania? La maravillosa y fiable sensación de que todo está garantizado cuando se hornea.

Oetker experimenta en la cercana panadería Müller de la Obernstraße. El resultado lo introduce en pequeñas bolsas de papel de 9,6 cm por 5,4 cm. Cada bolsa pesa 20 gramos. Esa es exactamente la cantidad de levadura en polvo necesaria para 500 gramos de harina. En 1893, "Backin" se lanza al mercado con "Gelingsicherheit". El nuevo polvo de hornear se vende como pan caliente: por diez pfennigs, precio que se mantiene durante los siguientes 70 años.

Durante los siguientes años, Oetker se dedica a los polvos blancos. En 1894 añade azúcar de vainilla en porciones y polvo de natillas, y en 1898 almidón "Gustin". El 21 de septiembre de 1903, Oetker obtiene la marca "Backin" "como procedimiento para la producción de levadura en polvo duradera o de harina lista para hornear" bajo la especificación de patente número 144 289.

En 1906, el Dr. Oetker vende el sobre número 24 millones de levadura en polvo. Hace tiempo que dejó el negocio de la farmacia y trasladó su "Fábrica de Preparados Químicos para la Cocina y el Hogar, Dr. A. Oetker" y sus 200 empleados a unas instalaciones más amplias. Poco antes de la Primera Guerra Mundial, 350 empleados se encargan de una producción anual de 108 millones de unidades. Eduard y Louis, dos de sus nueve hermanos, se incorporan como jefes de departamento de la empresa familiar.

Durante la guerra, Oetker sigue aumentando las ventas. Por un lado, a través de los envíos al ejército, pero sobre todo a través del llamamiento: "¡Amas de casa alemanas! A partir de ahora, ¡compra sólo el alemán Gustin en lugar de la marca inglesa Mondamin, que hasta ahora estaba muy extendida!"

Sin embargo, cuando su hijo Rudolf, el sucesor designado, fue asesinado en la Primera Guerra Mundial, August Oetker perdió el valor para enfrentarse a la vida. Richard Kaselowsky se convierte en el nuevo marido de la nuera viuda Ida. Acepta el papel de padre del recién nacido Richard-August y se incorpora al negocio familiar. Toma las riendas con éxito cuando August Oetker muere de un ataque de apoplejía el 10 de enero de 1918. A partir de 1944, el nieto dirige la empresa. La reestructura en cuatro divisiones: Alimentación; Cerveza, vino espumoso, vino y bebidas no alcohólicas; Productos químicos; Hostelería y finanzas. Rudolf August dirige el Grupo Oetker hasta 1981.

Esta vez no faltan sucesores. Cuando Rudolf-August muere en 2007, deja ocho hijos de tres matrimonios. Pero tienen ideas muy diferentes sobre el futuro de la empresa. Una disputa que duró años terminó en el verano de 2021 con la división del grupo con unos 37.000 empleados y una facturación de 7.300 millones de euros. Los cinco hijos mayores se encargan de la división de alimentos, los tres más jóvenes de las divisiones de espumosos, vinos y licores y de la colección de arte que se ha ido formando entretanto.

August Oetker sentó las bases de su prosperidad hace 130 años, y lo hizo tal y como escribió en el punto 7 de sus mandamientos empresariales de 1908: "Normalmente basta con una buena idea, y el hombre se hace". ®

Autor: Jennifer Holleis

Dirección de la editorial

  • Private Wealth GmbH & Co. KG
    Montenstrasse 9 - 80639 München
  • +49 (0) 89 2554 3917
  • +49 (0) 89 2554 2971
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Idiomas

Redes sociales