• Klaus Meitinger

Invierte el dinero de forma sensata.

Nachhaltigkeit Opener shutterstock 96056567Inversión sostenible. En el futuro, cada vez se pondrá más capital a disposición de las empresas que se comporten de forma ejemplar en términos de ASG -medio ambiente, social y gobierno corporativo-. O hacer una contribución positiva a nuestra sociedad a través de su modelo de negocio, productos y servicios. Una megatendencia que ha cobrado impulso y seguirá acelerándose en el futuro.

En cada década, los acontecimientos en el mercado de capitales pueden describirse con una combinación pegadiza de letras. La década de 2000 perteneció a los mercados emergentes - BRIC. En la década siguiente, la tecnología fue la carta de triunfo: las FANG. Y ahora comienza la era de la sostenibilidad: ESG.

Solo en 2020, según la agencia de calificación Morningstar, fluyeron 233.000 millones de euros en fondos ESG en Europa, el doble que en 2019 y cinco veces más que hace cinco años. Los activos invertidos en fondos sostenibles superaron así por primera vez la marca del billón de euros. En comparación con 2010, esto supone un aumento de diez veces.

"Cada vez son más los inversores que se dan cuenta de que no podemos seguir haciendo las cosas como siempre. La sostenibilidad se ha convertido en una tendencia social", explica Stefanie Rath, gestora de fondos de Robeco.

Pero hay más razones para esta notable evolución. El interés de los inversores también se ha visto alimentado por el excelente rendimiento de estas inversiones. Los fondos sostenibles llevan un tiempo superando al mercado en general, pero esto se aceleró en 2020. Sin embargo, es importante tener en cuenta que los sectores más afectados por la crisis de Corona -líneas aéreas, cruceros, energía- suelen tener un peso bajo en los fondos sostenibles. "Sin embargo, la narrativa de que la sostenibilidad y los rendimientos no van de la mano está ahora finalmente fuera de la mesa. En lugar de 'buena conciencia o buen rendimiento', el futuro podría ser 'buena conciencia y buen rendimiento'", está convencido Huub van der Riet, gestor de fondos de NN Investment Partners.

El hecho es que la transformación de la economía requiere un enorme esfuerzo financiero. Y dondequiera que fluya mucho dinero, también hay oportunidades de rendimiento e inversión. La Agencia Internacional de Energías Renovables calcula que la inversión necesaria para la transición a un suministro energético sostenible compatible con el objetivo de los dos grados para 2030 será de 60 billones de dólares. La logística inteligente, las ciudades inteligentes, las redes inteligentes y la agricultura inteligente son la respuesta a los retos del futuro. Por ello, Hans-Jörg Naumer, estratega jefe de Allianz Global Investors, habla ya de la ola verde de crecimiento: "El cambio climático es la última e inequívoca llamada de atención de esta verdad ecológica. La presión para actuar que supondrá transformará la economía en casi todos los sectores y dará lugar a una nueva fase de crecimiento."

Hay un tercer punto en juego. La inversión sostenible está recibiendo un apoyo masivo de los políticos. La UE quiere presionar a las empresas para que cumplan sus objetivos climáticos. Sin embargo, como las prohibiciones costarían puestos de trabajo y votos, ahora se está intentando jugar a través de las vallas, mediante el mercado de capitales. Por un lado, las nuevas normas de transparencia garantizan que el ámbito de las inversiones sostenibles sea más comprensible para los inversores. Por otro lado, en el futuro se debe preguntar a cada comprador de fondos en la discusión de asesoramiento si no está también interesado en fondos de inversión sostenible. Esto es, por supuesto, sugerente, pero hará que en el futuro fluya aún más capital hacia este sector.

En la actualidad, todos los proveedores de fondos se ocupan intensamente de este tema. Solo en 2020, salieron al mercado 505 nuevos fondos ESG en Europa, según Morningstar. Más de 250 fondos convencionales se reposicionaron hacia lo "verde" al incluir criterios ESG vinculantes en sus objetivos de inversión.

Como la oferta de productos sostenibles está creciendo y la demanda de los inversores también, la presión sobre las empresas está aumentando. Los que no se adapten no podrán acceder al capital en absoluto en el futuro, o sólo en muy malas condiciones. El proceso de cambio sigue acelerándose.

Existen básicamente dos estrategias para que los inversores participen en esta tendencia. Los más extendidos son los productos ESG. El objetivo principal es evitar los riesgos derivados de las cuestiones medioambientales, sociales y de gobernanza. Al fin y al cabo, éstas tienen un impacto directo o indirecto en el rendimiento de la empresa. Una empresa que desperdicia recursos, trata mal a sus empleados y está mal gestionada nunca ha sido una buena inversión a largo plazo.

"El ESG se orienta principalmente en torno a la huella de las empresas: el impacto que tienen en el medio ambiente, la atención que prestan a las cuestiones sociales y la buena gestión de la empresa. Se trata de hacer el menor daño posible", explica Christian Klein, profesor de finanzas sostenibles de la Universidad de Kassel, "pero lo más importante ahora mismo es la inversión de impacto, es decir, invertir en empresas cuyos productos y servicios ayuden a hacer de nuestro mundo un lugar mejor, a resolver problemas concretos y a reducir así la huella global de la sociedad".

Como esta idea es tan intrigante, está ganando adeptos rápidamente. Se supone que el capital debe marcar la diferencia. "Pero eso requiere primero tener una conversación detallada sobre lo que significa el impacto", aclara Klein. "¿Está ocurriendo realmente algo como resultado de mi inversión? ¿O habría ocurrido lo mismo? Y qué significa para la constelación riesgo-rendimiento de esas inversiones: ¿cambia en comparación con las inversiones convencionales, porque ahora se financian proyectos que antes no se habrían financiado porque parecían demasiado arriesgados o su rendimiento era demasiado bajo?" El debate sobre este tema, según Klein, no se está haciendo lo suficiente en estos momentos "porque todo el mundo está en la fiebre del oro del impacto". Vamos a tener que hacer mucho más en eso".

Básicamente, se puede afirmar: Las inversiones de impacto pueden tener una base amplia o centrarse en aspectos específicos del amplio campo de la inversión sostenible: la neutralidad del carbono o el agua, por ejemplo. Y como los gestores de fondos suelen aplicar a esta estrategia filtros de sostenibilidad adicionales y rigurosos, se consideran en la cúspide de la pirámide de la sostenibilidad: los fondos verdes oscuros. En las siguientes páginas, los socios del sector privado NN Investment Partners y Robeco presentan dos ideas de inversión concretas e interesantes.

–––––––––––––––––––––––

// Cómo Bruselas aprieta la sostenibilidad.

El objetivo a largo plazo del plan de acción de la Comisión Europea para el sector de los fondos es claro: en algún momento, debería haber un indicador que muestre exactamente lo bien o lo mal que se comportan las inversiones de los distintos fondos en relación con los objetivos de sostenibilidad de la UE.

Para que esto sea transparente para los inversores, todos los fondos deberán estar clasificados para finales de 2020. Los fondos no sostenibles figurarán como fondos del artículo 6. Los fondos del artículo ocho son fondos ESG que tienen en cuenta explícitamente los objetivos sostenibles en su estrategia de inversión, es decir, definen ciertas exclusiones y aplican filtros de sostenibilidad al seleccionar los valores. Los fondos del artículo nueve son fondos de impacto. Además de la estrategia ESG, también deben perseguir los objetivos de sostenibilidad de forma medible y verificable. En la aplicación alemana de este requisito de la UE, los fondos del artículo 8 deben llevar la etiqueta "E", y los del artículo 9, "I".

El siguiente gran paso normativo será la aplicación de la llamada taxonomía. Con este término, la UE está creando un sistema para determinar si ciertas actividades empresariales cumplen los criterios de empresa verde y cuándo lo hacen.La producción de acero, por ejemplo, cumple con la taxonomía siempre que las emisiones de CO2 estén por debajo de un límite predefinido. "Los fondos deben entonces divulgar una cifra agregada:¿Qué proporción tiene una determinada empresa en su cartera? ¿Y qué proporción de actividades se ajustan a la taxonomía? De este modo, con el tiempo, las participaciones de los distintos fondos que cumplen la taxonomía deberían ser transparentes y comparables para los inversores", explica Georg Haumann, de la asociación de fondos BVI.

Hasta ahora, la UE sólo ha detallado dos objetivos medioambientales en la taxonomía: reducir el calentamiento global y adaptarse al cambio climático. Los reglamentos técnicos al respecto abarcan ya unas 400 páginas. En los próximos meses se aplicarán otros cuatro objetivos. "Y en dos años, la UE quiere haber taxonomizado todo el tema de los ASG", dice Christian Klein y concluye: "El esfuerzo es gigantesco. Estamos hablando de algo realmente grande. La taxonomía cambiará fundamentalmente la forma de pensar en la sostenibilidad".

Por ejemplo, las enormes sumas del Fondo de Reconstrucción de Corona podrían distribuirse teniendo en cuenta la taxonomía. Y en algún momento, se planteará si una empresa puede seguir obteniendo créditos de su banco si no cumple con la taxonomía en muchas actividades. "Sólo puedo aconsejar a los inversores que no subestimen a la UE en este punto y que tengan en cuenta este aspecto en sus inversiones ahora", informa Christian Klein.

Sin embargo, queda una pregunta: ¿puede ser realmente útil que los burócratas decidan lo que es sostenible?

–––––––––––––––––––––––

Autor: Klaus Meitinger

Dirección de la editorial

  • Private Wealth GmbH & Co. KG
    Montenstrasse 9 - 80639 München
  • +49 (0) 89 2554 3917
  • +49 (0) 89 2554 2971
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Idiomas

Redes sociales