• Sonderveröffentlichung: NN Investment Partners

El capital tiene un efecto.

NN shutterstock 1695183850

Inversión de impacto. Las inversiones en empresas innovadoras con un impacto positivo en el medio ambiente y la sociedad son cada vez más el objetivo de los inversores. Pero poner en práctica esta idea no es del todo sencillo. "Medir y controlar el impacto real es un reto tan grande como construir una cartera optimizada a partir de las muchas empresas interesantes. Hemos desarrollado un enfoque especial para ello", explica Huub van der Riet, gestor desde hace tiempo del NN (L) Global Equity Impact Opportunities Fund.

"1.700 millones de personas - casi una cuarta parte de la población mundial - no tienen cuenta bancaria. Se trata de un gran problema porque sin acceso a los servicios financieros no hay desarrollo económico. Safaricom, una empresa pública keniana, pretende cambiar eso. Y ganar dinero con ello", dice Huub van der Riet, gestor del NN (L) Global Equity Impact Opportunities Fund Safaricom es una de las mayores empresas de telecomunicaciones de África, con 35 millones de clientes, es decir, cerca del 70% de la población de Kenia. En 2007, la empresa desarrolló un producto innovador: M-Pesa. De este modo, se ha creado el escenario para que los clientes que antes no tenían acceso al sistema financiero puedan transferir dinero por teléfono móvil a través de sus monederos digitales. "El impacto ha sido tremendo. Ahora más personas pueden obtener agua potable o electricidad", aclara van der Riet, y continúa: "La consultora KPMG ha descubierto recientemente que el efecto riqueza total de esto es unas diez veces mayor que el beneficio neto anual de la empresa".

Esto fue posible gracias a los accionistas que proporcionaron a Safaricom el capital para su trayectoria de crecimiento. Y los inversores también se beneficiaron. Sólo el año pasado, la cotización subió un 40%.

Huub van der Riet cita el ejemplo de Safaricom porque es típico de una inversión de impacto exitosa. "Al invertir, los inversores apoyan a una empresa que hace una contribución significativa y medible para resolver uno de los grandes retos de nuestro tiempo, y ganan dinero al mismo tiempo".

La idea de la inversión de impacto no es en absoluto nueva. Desde hace algún tiempo, las familias adineradas financian a jóvenes start-ups que podrían mejorar nuestro mundo con sus ideas empresariales. Curiosamente, cada vez son más las sociedades de fondos que ofrecen también a amplios círculos de inversores la posibilidad de invertir en este fascinante tema. "Al mismo tiempo, debe quedar claro: En el caso de las empresas que cotizan en bolsa, el impacto lo hacen las empresas, no el inversor. Sin embargo, les apoyamos en ello aportando capital. Si la empresa puede expandirse, también aumenta su impacto", explica van der Riet.

Cuando el gestor del fondo habla con los inversores interesados sobre este enfoque, siempre tiene que responder primero a dos preguntas: ¿Cómo se puede medir el impacto? Y: ¿realmente puedo ganar dinero de esta manera? "Ambas cosas son básicamente muy fáciles de responder".

El impacto social es lo que ayuda a alcanzar los objetivos de desarrollo de la ONU. En 2015, las Naciones Unidas definieron 17 objetivos en su Agenda 2030 para permitir una vida digna y preservar los fundamentos naturales de la vida. Estos ODS -Objetivos de Desarrollo Sostenible- abarcan desde la lucha contra la pobreza hasta la igualdad de género y la protección del clima. "Y como esto requerirá miles de millones de dólares de inversión anual de aquí a 2030, debe haber empresas innovadoras que estén activas en este ámbito y que también representen una inversión atractiva. Estoy convencido de que las empresas cuyas estrategias están en línea con los ODS tendrán más éxito a largo plazo que las empresas que no se preocupan por su impacto en la sociedad y el medio ambiente."

Sin embargo, la aplicación concreta de esta idea no es tan sencilla. "Encontrar empresas atractivas desde una perspectiva puramente financiera es fácil. Tenemos procesos probados allí. Pero cuando se trata del impacto, la cosa se complica", explica van der Riet, citando dos retos: "En primer lugar, tenemos que encontrar métodos para definir el impacto con mayor precisión. Y en segundo lugar, necesitamos poder comparar el impacto para llegar a una decisión de inversión. Comparar una empresa que ofrece "educación" con un fabricante de aerogeneradores sería como comparar manzanas con naranjas. ¿Qué es más importante? ¿Qué empresa tiene un mayor impacto y, por tanto, merece más estar en la cartera?"

Para responder a estas preguntas, Huub van der Riet y su equipo han desarrollado un proceso de selección especial. "Nuestro marco de información de impacto tiene tres fases: Identificación, evaluación y seguimiento".

En el primer paso, el equipo comprueba si los productos y servicios están realmente alineados con una o más metas de los ODS. "En el caso de Safaricom, esto está claro. Sus actividades se inscriben en dos objetivos a la vez: la lucha contra la pobreza y el aumento de la igualdad". A continuación, una mirada más cercana al impacto. "¿Qué porcentaje del gasto en ventas o en investigación y desarrollo contribuye a estos objetivos? ¿A quién se ayuda específicamente?" En el centro de todo esto se encuentra una herramienta de análisis que van der Riet llama MIT - "el acrónimo significa Material, Intencional, Transformacional".

Por lo tanto, el impacto debe ser, en primer lugar, "material". Además, detrás de la idea de negocio debe haber una firme intención por parte de la empresa de provocar un cambio positivo. La repercusión no debe ser fortuita porque un determinado producto forma parte de la empresa de todos modos. Y la empresa debe impulsar una transformación real, es decir, marcar una diferencia significativa. "Safaricom está provocando un efecto de bola de nieve positiva. La gente tiene la posibilidad de salir de los barrios bajos gracias a su participación en el sistema financiero. Se crean edificios, se crean puestos de trabajo, se inicia el crecimiento. Es un verdadero cambio de juego, y puede haber un enorme potencial en ello".

Con ello, Safaricom se identifica como una inversión de impacto. El segundo paso es tratar de evaluar el potencial de impacto. "Por supuesto, los riesgos ESG también desempeñan un papel en esto. Comprobamos la huella medioambiental, los componentes sociales y el gobierno corporativo. Pero lo más importante es que identifiquemos los llamados KPI -indicadores clave de rendimiento- que nos ayuden a medir el impacto cuantitativamente". En Safaricom, ese es el número de personas a las que llega. O simplemente el efecto riqueza calculado por KPMG. "Cuando hay un análisis de este tipo por parte de una casa independiente, es por supuesto un regalo del cielo. En la mayoría de los casos, no es tan fácil encontrar indicadores fiables". Al fin y al cabo, incluso características supuestamente claras, como el ahorro de emisiones de CO2, están abiertas a un debate considerable. Al fin y al cabo, el impacto de una empresa que produce aerogeneradores avanzados varía mucho en función de si se utilizan en un país que ya utiliza energías limpias o en uno que sigue dependiendo en gran medida de los combustibles fósiles. "Se hace aún más difícil cuando entran en juego los aspectos cualitativos. Más formación es positiva, por supuesto. Pero, ¿qué tan buena fue la educación? ¿Y cómo contribuyó a la mejora del bienestar de una sociedad el hecho de que el individuo realizara otros estudios durante su carrera? Sólo estamos al principio del debate", explica van der Riet.

Pero eso es precisamente lo que hace que su trabajo sea tan apasionante. Los criterios siguen evolucionando, todo está en movimiento. "Es un trabajo en curso", dice van der Riet, citando al sociólogo William Bruce Cameron: "No todo lo que se puede contar cuenta. Y no todo lo que cuenta se puede contar". Su respuesta a este reto es la máxima transparencia. "Revelamos exactamente por qué decidimos cómo en base a qué datos. Para que los inversores lo entiendan. Es crucial la confianza de que no hay "lavado de impacto" en nuestro fondo".

Esto significa que, en la última etapa, se vigila de cerca el grado de consecución de los objetivos previstos. "Esto forma parte del proceso de compromiso. Intercambiamos información con las empresas varias veces al año. Pida activamente más y mejor información. Lo recogemos, lo revisamos, lo preparamos y animamos a la dirección a desarrollar sus informes de impacto".

En general, se trata de un proceso difícil. No en vano, los fondos de impacto se consideran ahora la cúspide de la pirámide de la sostenibilidad. "Fondos verdes oscuros, por así decirlo", explica Huub van der Riet, y concluye: "Para nosotros, como gestores de fondos, se trata de un viaje extremadamente emocionante. ¿Qué puede ser más satisfactorio que generar rendimientos superiores a la media para nuestros inversores y hacer así del mundo un lugar mejor?" ®.

––––––––––––––––––––––

// Cómo invertir en impacto: más impacto, más beneficios.

NN Investment Partners cuenta con una amplia gama de fondos de impacto. Tres se centran en soluciones de impacto específicas: 1) salud y bienestar, 2) clima y medio ambiente, 3) empresas que contribuyen a mejorar la productividad, infraestructuras más resistentes, educación superior y una sociedad más segura. El fondo insignia, NN (L) Global Equity Impact Opportunities, cubre todas las áreas y es, por tanto, el más ampliamente diversificado.

El proceso de inversión propiamente dicho se desarrolla en cuatro etapas. En primer lugar, se examina un universo de 20000 valores en función del potencial de crecimiento, la rentabilidad y la liquidez. En el proceso, 18500 se quedan en el camino. "Las 1500 empresas restantes son interesantes desde una perspectiva puramente financiera. Tienen una especie de foso, una ventaja competitiva a largo plazo, y por tanto generan márgenes elevados", explica Huub van der Riet. Ahora comprobaremos si estas empresas contribuyen a la consecución de una o varias metas de los ODS y cómo lo hacen. "Para unas 700 empresas, vemos un impacto real".

El tercer paso es evaluar la cadena de valor. "Esto nos da 200 atractivos valores de impacto, que analizamos en detalle una vez más. A continuación, los tres experimentados gestores de la cartera determinan las entre 40 y 45 empresas con la mejor combinación de rentabilidad financiera e impacto social. Van a la cartera".

El gestor se asegura de que esté diversificado por sectores, regiones y temas. Además, NN IP publica regularmente informes de impacto que hacen transparente el impacto conseguido.

Hasta ahora, esta combinación de cambios positivos y rendimientos atractivos ha funcionado muy bien. En los últimos cinco años, el NN (L)Global Equity Impact Opportunities ha generado una rentabilidad superior al doce por ciento anual a 31 de marzo de 2021.

––––––––––––––––––––––

Publicación especial:

NN Investment Partners

Bernd Riedel, Director de Ventas,

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

49 151 12 22 00 06

Dirección de la editorial

  • Private Wealth GmbH & Co. KG
    Montenstrasse 9 - 80639 München
  • +49 (0) 89 2554 3917
  • +49 (0) 89 2554 2971
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Idiomas

Redes sociales