• Sonderveröffentlichung: Columbia Threadneedle

Depende del pulso.

Threadneedle 881484124

Cambiar. Cada vez se emiten más bonos sociales para proporcionar capital para resolver problemas sociales. "Los inversores deben por lo tanto lograr un rendimiento social además del financiero", explica Simon Bond, experto en bonos de Columbia Threadneedle. "Para que esto funcione realmente, sin embargo, los beneficios de los proyectos deben ser analizados muy cuidadosamente."

"En realidad", reflexiona Simon Bond, experto en bonos y gerente del Fondo de Bonos Sociales de Columbia Threadneedle, "la pandemia de la corona es una especie de acelerador para el mercado de bonos sociales". En la actualidad se necesita mucho capital en todo el mundo para mejorar los sistemas de salud y para controlar las consecuencias sociales. Es probable que muchas organizaciones y gobiernos recauden este dinero mediante la emisión de bonos sociales.

Por ejemplo, la Corporación Financiera Internacional (CFI), que pertenece al Banco Mundial, pidió prestado mil millones de dólares para programas de ayuda de la corona a finales de marzo. Tiene la intención de utilizar el producto de la emisión para financiar proyectos que permitan a las personas de los países en desarrollo y emergentes un mejor acceso a los servicios de salud. Al mismo tiempo, la CFI garantiza el pago de cupones del 0,5 por ciento anual y el reembolso de la garantía después de tres años. "Esto ofrece a los inversores una inversión interesante. Reciben un rendimiento que es aproximadamente equivalente al de los bonos del gobierno de primera clase en la moneda respectiva y pueden estar seguros de que su dinero tiene un impacto social positivo", señala Simon Bond.

El bono de la CFI es una de las muchas emisiones en esta área. A finales de marzo, por ejemplo, el Estado Libre de Baviera colocó un bono con un volumen récord de 3.000 millones de euros para ayudar a las empresas bávaras a hacer frente a las consecuencias económicas de la pandemia de la corona. Varios bancos de desarrollo o el Banco Europeo de Inversiones (BEI) también emitieron valores por valor de miles de millones de euros.

La idea básica de tales lazos sociales ha existido durante mucho tiempo. Se diferencian de los títulos de interés fijo normales en un aspecto importante. "El producto sólo puede utilizarse para proyectos predefinidos, y el emisor también debe presentar pruebas de este uso", explica Bond. Hasta ahora, el mercado tiene un volumen de alrededor de 59 mil millones de dólares. Los expertos esperan que el volumen crezca en 25.000 millones de dólares en 2020, incluso antes de la crisis de Corona. Pero ahora podría ser aún más. Esta es una buena noticia para Simon Bond, ya que le da más opciones y más oportunidades de diversificación para su fondo de bonos sociales.

Al seleccionar los documentos, el experto procede en un proceso de dos pasos. "Comienza con un análisis financiero muy completo del emisor. Después de todo, no sirve de nada apoyar el mayor proyecto social con un bono de este tipo si el emisor se va a la quiebra. En ese caso los inversores no sólo perderían su dinero. El impacto social esperado tampoco estaría ahí.

Una vez que se trata este tema, comienza el verdadero trabajo. "Para nosotros, es crucial que las ganancias de un bono realmente agreguen valor a la sociedad", dice Bond. Sin embargo, esto no es en absoluto el caso de todos los valores que figuran en la categoría "social".

El desafío: "Al definir sus objetivos, la mayoría de los emisores se alinean con uno o más de los 17 objetivos de sostenibilidad de las Naciones Unidas. Sin embargo, en términos muy generales, el objetivo es permitir una vida digna y preservar los fundamentos naturales de la vida. Los proyectos son correspondientemente vagos. Si analizamos esto con detenimiento, a menudo no podemos identificar ningún beneficio social mensurable".

Para evitar esto, el experto en bonos no sólo se orienta a las 17 intenciones generales, sino que también utiliza los 169 objetivos concretos que hay detrás de ellas. El número diez del catálogo de la ONU, por ejemplo, incluye la reducción de la desigualdad. "Esto es demasiado vago para mí. Por otra parte, un objetivo más concreto es lograr y mantener un crecimiento de los ingresos por encima de la media nacional para el 40% más pobre de la población para 2030. Si de eso se trata el lanzamiento de un bono, el impacto social puede ser mucho mejor evaluado y medido".

En su proceso de análisis, Bond y sus colegas, por lo tanto, primero definen un universo de vínculos sociales. Al hacerlo, excluyen todos los vínculos que puedan tener un impacto negativo o en los que sólo se puedan esperar beneficios sociales mínimos. Los valores de sectores como el automovilístico, la publicidad, el comercio de valores, el carbón, la energía nuclear, el alcohol, el juego o las armas son tabúes. "Miramos de cerca cómo se tienen en cuenta los criterios de ESG, es decir, las cuestiones ambientales y sociales y los aspectos de la buena gestión empresarial. Por lo general, también evitamos las empresas que se ven envueltas en controversias sobre la contaminación del medio ambiente porque el cambio climático está teniendo un impacto social negativo".

A continuación se analiza en profundidad el impacto social junto con el INCO, una empresa de investigación especializada en temas sociales. "No sólo queremos saber exactamente a qué proyectos se destinará el producto de la emisión, sino que también estimamos el efecto nosotros mismos. Este proceso da como resultado un puntaje social para cada trabajo, lo que nos permite comparar los bonos que también abordan diferentes necesidades sociales", continúa Bond. El puntaje sube hasta un máximo de 31, y los bonos con una calificación de 21 a 31 puntos suelen añadirse a la cartera. El siguiente paso es supervisar los proyectos individuales y, si es necesario, buscar el diálogo con los emisores. "Esta es la única manera en que podemos lograr nuestro objetivo", concluye Simon Bond, "de asegurar que los inversionistas reciban realmente el retorno social además del financiero.

______________________________________________________

// Cómo invertir - en Bonos Sociales.

Ya en 2017, Columbia Threadneedle lanzó el Fondo de Bonos Sociales Europeos Threadneedle (Lux) (ISIN: LU1589836722), que se centra en los bonos sociales europeos. Invierte en los aproximadamente 200 bonos que logran la mayor puntuación social en el proceso de investigación de Threadneedle. Al comprar bonos, Simon Bond se concentra principalmente en las nuevas emisiones porque ve una ventaja de valoración allí. El cupón promedio es del 1,5% y el rendimiento del fondo hasta el vencimiento es del 1,24%. La calificación crediticia media de la cartera se encuentra en el rango de la A.

______________________________________________________

®

liberación especial:

Columbia Threadneedle

www.columbiathreadneedle.de

Philipp Kowollik,

069/297 299 77; columna de agujas de lectura

Dirección de la editorial

  • Private Wealth GmbH & Co. KG
    Montenstrasse 9 - 80639 München
  • +49 (0) 89 2554 3917
  • +49 (0) 89 2554 2971
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Idiomas

Redes sociales