• Klaus Meitinger

El oro digital.

Bitcoin iStock 905105464

Bitcoin. En vista de la dilución monetaria de todas las monedas de papel debido a la política monetaria extremadamente expansiva, los inversionistas están buscando un almacén de valor alternativo. La primera opción es el oro, probado durante siglos. Con Bitcoin, tal vez ahora esté surgiendo otra alternativa.

El malestar está creciendo. De hecho, los bancos centrales ya están proporcionando financiación estatal directa, critica el grupo de competencia con sede en Lerbach, y teme que el poder adquisitivo del papel moneda se vea erosionado en el futuro. "La historia muestra que alguien siempre usurpa la soberanía interpretativa sobre el dinero existente y dice: Por ciertas razones necesitamos más de él", considera David Oyen, de Plettenberg, Conradt & Cie. family office. "En ese momento la gente está buscando otro almacén de valor que no puede ser multiplicado a voluntad."

En el pasado, la gente rica casi automáticamente terminaba con oro. El oro es duradero y es difícil de extraer. "Es un requisito básico. Si hubiera sido más fácil extraer el oro, el metal precioso no se habría considerado una reserva de valor y nadie habría conservado el metal amarillo", explica Manuel Andersch, analista principal de divisas del Bayerische Landesbank. "Al final, el mercado eligió intuitivamente el elemento más estable que podía conseguir."

Mientras tanto, sin embargo, muchos que están pensando en un plan B en términos del sistema monetario también terminan con Bitcoin. Se preguntan: ¿Es el oro digital quizás el mejor oro?

"En primer lugar, en términos de física, Bitcoin es tan real como el oro", explica Andersch. Al cavar para ello, los ingenieros informáticos trabajan en lugar de los mineros, las calculadoras en lugar de las excavadoras, y se consume electricidad en lugar de gasóleo. Sin embargo, en comparación con el oro, Bitcoin todavía tiene algunas ventajas importantes. "Es más fácil de transportar, mucho más rápido de transferir, y el estado no puede acceder a él. No sabe a quién acercarse. Bitcoin no es una entidad legal. Existe gracias a 10.000 nodos de computación conectados a una red mundial. Los gobiernos no pueden cerrarlos o hacerlos responsables", explica Philipp Sandner, experto en monedas criptográficas de la Escuela de Finanzas y Gestión de Frankfurt.

Pero la propiedad más importante de bitcoin es su programada escasez. En el caso del oro, se encuentra más en un año y menos en el siguiente. Y los esfuerzos de extracción también dependen del precio del oro. Con Bitcoin, por otro lado, el desarrollo del suministro está claramente predeterminado. La máxima "oferta de dinero" se limita a casi 21 millones de Bitcoins. Y el crecimiento de la oferta monetaria disminuye drásticamente a intervalos regulares.

En la ersten Jahren se excavaron 50 Bitcoins cada diez minutos. Esta tasa se ha reducido a la mitad cada cuatro años desde entonces. Primero a 25. En el siguiente paso a 12,5. Y en la última reducción a la mitad el 11 de mayo de 2020 a 6,25. "Fue un golpe de genio desacoplar la oferta del precio del Bitcoin y los esfuerzos de excavación - es decir, la potencia de computación de los mineros. Si el precio sube o se añade más potencia de cálculo al sistema, el grado de dificultad para la prospección de nuevos Bitcoins se ajustará al alza en consecuencia. Esto asegura el volumen de salida deseado", explica Andersch.

Esto está garantizado por una red mundial de pares. Andersch cree que es virtualmente imposible persuadir a toda esta red de adoptar un nuevo perfil de oferta (es decir, el protocolo de software).

La reciente reducción a la mitad se celebró no sólo en la comunidad de Bitcoin como un paso hacia una nueva era. El interés de los medios de comunicación también fue alto. "Fue como una llamada de atención. Mira, la idea detrás de esto es en realidad diferente de lo que hace la política monetaria convencional. En realidad está sucediendo como está programado. Esto hizo que mucha gente se diera cuenta por primera vez de que Bitcoin es en principio tan adecuado como el oro como almacén de valor", explica Andersch.

Para demostrarlo científicamente, el experto utiliza el llamado análisis stock-to-flow. "En el sector de las materias primas, siempre hemos pensado en cómo captar la calidad de un bien monetario, lo que hace que un bien sea realmente 'difícil'. La relación stock-flujo ha demostrado ser un criterio útil en este contexto".

Al calcular la relación, no es la escasez absoluta de un bien la que juega el papel dominante, sino la relación entre el inventario y la producción actual. En términos absolutos, por ejemplo, la reserva de paladio es mucho más pequeña que la de oro - es sólo un cinco por ciento de ella. Sin embargo, esto no hace que el paladio sea un activo más difícil, ya que el nuevo suministro de paladio (flujo) no sólo es relativamente alto, sino que también puede expandirse fácilmente y diluye las existencias cuando el precio sube. "Muchos metales preciosos, como el paladio, que se utilizan principalmente como metales industriales, tienen por lo tanto una baja relación stock-flujo", informa Andersch.

El atractivo del oro radica en el hecho de que su suministro no puede ser ampliado a voluntad. En todo el mundo, hay actualmente una reserva de alrededor de 200.000 toneladas. Alrededor de 3000 toneladas se extraen cada año. El crecimiento anual (flujo) de oro nuevo se encuentra así con una reserva (stock) ya muy grande. "Al ritmo actual de producción, el mercado necesita 60 años para producir la misma cantidad de oro. La relación stock-flujo es, por consiguiente, de 60", explica Andersch. Eso es mucho. La plata, por ejemplo, lo lleva a unos 22, el paladio a poco más de uno, y el platino sólo a 0,4.

"El oro ha tenido que trabajar duro para alcanzar este estatus durante miles de años. Debido a los altos costos de producción, mucho tiempo y bajo uso industrial, un suministro tan grande se fue acumulando lentamente. Pero lo que es decisivo es que el oro sólo podía alcanzar tasas tan altas porque la gente estaba dispuesta a utilizar este metal precioso casi exclusivamente para el almacenamiento de valor", explica el analista y concluye: "Por ello, un elevado flujo de existencias es también un importante requisito básico para que un bien monetario pueda ser utilizado como un almacén de valor en absoluto".

Bitcoin está repitiendo ahora este desarrollo, que llevó al oro cientos de años para desarrollarse, virtualmente en rápido movimiento. "Después de la reducción a la mitad en mayo, Bitcoin ya ha alcanzado un valor de stock a flujo similar al del oro - en sólo once años", calcula Andersch y continúa: "Bitcoin se diseñó como un activo ultraduro. En 2024, cuando sea inminente otra reducción a la mitad, el nivel de dureza se incrementará aún más hasta un nivel de más de 100 - ¡nunca antes en la historia de la humanidad!

Por supuesto, hoy en día se desconoce el impacto que tal estándar monetario tendrá en las decisiones de inversión de las personas ricas. "El hecho es que históricamente, el activo con la mayor relación stock-flujo siempre se ha utilizado como reserva de valor. Si Bitcoin debería convertirse realmente en el almacén de valor del siglo XXI, es porque sus propiedades - especialmente su alto grado de dureza - son preferidas a las de formas alternativas de dinero", aclara Andersch.

La pregunta crucial para los inversores es ahora: ¿Qué significaría tal desarrollo para el precio de Bitcoin? "Por supuesto, es lógico que la dureza de Bitcoin tiene algo que ver con su valor. Sin embargo, no se puede probar analíticamente una trayectoria de precios con el modelo stock-to-flow", dice Andersch, "el análisis stock-to-flow inicialmente sólo muestra que Bitcoin podría usarse como un nuevo y moderno almacén de valor". Sin embargo, en última instancia, siempre es una cuestión de oferta y demanda. Sólo si más gente usa Bitcoins como almacén de valor a precios actuales y por tanto compra que la gente vende en relación a ellos, el precio subirá.

"Sin embargo, ciertamente hay indicios de ello", reflexiona Philipp Sandner. En primer lugar, la narrativa alrededor de Bitcoin ha cambiado con el tiempo. En 2009, la criptodivisa todavía se consideraba un intento de crear un medio de pago electrónico. Debido a la posibilidad de pagar anónimamente por transacciones ilegales también, Bitcoin rápidamente terminó en una especie de vertedero. Las instituciones financieras lo miraban con recelo.

"Mientras tanto, la función de dinero electrónico ya no tiene importancia. En cambio, predomina su uso como activo alternativo", informa Sandner, "y la base jurídica también se está haciendo más estable". Mientras tanto, el BaFin legitima la custodia de las criptodivisas, siempre que se respeten las leyes relativas al blanqueo de dinero y los impuestos. Incluso los gestores de activos pueden invertir en Bitcoins para terceros.

Ahora, según Sandner, comienza una secuencia de desarrollo bastante lógica: "La ley está ahí, la legitimidad está establecida, el software está en desarrollo, los abogados entienden el sistema. Los bancos están empezando a interesarse, están lanzando productos, instalando un corretaje fiable, un mejor sistema de pedidos. Y eso cambia la base de compradores potenciales.

Bitcoin 501851154

Mientras que en el pasado casi exclusivamente los inversores privados han invertido en Bitcoin, ahora se están creando las condiciones para que los profesionales puedan procesar pedidos más grandes rápidamente, a precios de mercado eficientes y con seguridad regulatoria.

"Así que la gran historia es que Bitcoin podría convertirse en un activo financiero en el futuro, permitiendo que las carteras se diversifiquen aún más. Si los inversores institucionales empezaran ahora a invertir sólo una mínima proporción de sus carteras en ese lugar, la demanda aumentaría rápidamente", aclara Daniel Oyen.

Una comparación de los valores de mercado de Bitcoin y el oro muestra lo que esto podría significar para el desarrollo de los precios. El total de las reservas de oro del mundo tiene un valor de entre once y doce billones de dólares a un precio de 1700 dólares por onza troy. El valor de mercado de Bitcoin a un precio de $10000 por Bitcoin es de alrededor de $180 mil millones. Eso es sólo entre el 1,5 y el 2% del valor de mercado de todas las reservas de oro.

"Este es el punto de partida", resume Oyen. "Sabemos que después de la próxima reducción a la mitad, Bitcoin será el producto más duro del mundo en 2024, el doble de duro que el oro. Es posible que Bitcoin pueda entonces reemplazar parcialmente el oro como depósito de valor. Y los grandes inversores podrían descubrir Bitcoin. Eso es mucho subjuntivo, seguro. Pero el subjuntivo sugiere que podría ser posible. Dado el perfil de rendimiento asimétrico, me parece interesante invertir ya en la actualidad entre el uno y el dos por ciento de la cartera. Después de todo, sólo puedo perder el 100 por ciento, pero ganar muchas veces más". ®

Autor:  Klaus Meitinger

Dirección de la editorial

  • Private Wealth GmbH & Co. KG
    Montenstrasse 9 - 80639 München
  • +49 (0) 89 2554 3917
  • +49 (0) 89 2554 2971
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Idiomas

Redes sociales