• Jennifer Bligh

Cada uno debe ser hermoso.

(Tiempo estimado: 2 - 4 minutos)

Chloe

Gaby Aghion revolucionó el mundo de la moda francesa en los años 50 con seis vestidos. Su empresa Chloé se convirtió en una institución de la moda. Y su concepto de moda ponible a un precio asequible -prêt-à-porter- se convierte en el leitmotiv de toda una industria.

La falta de dinero no es, desde luego, la razón por la que Gaby Aghion se convierte en empresaria. Siendo la menor de las siete hijas del exitoso productor de tabaco Hanoka y esposa del acaudalado vástago del algodón Raymond Aghion, podría haber llevado una vida cómoda en Alejandría. Pero cuando la situación se vuelve más difícil para los habitantes judíos en 1945, la pareja no se lo piensa dos veces: la guerra mundial ha terminado y París, la ciudad de la elegancia, va a convertirse en el nuevo hogar de los dos jóvenes de 24 años. Allí "hace clic". "En aquella época, muchas cosas no existían en Francia, todo había que inventarlo. Eso me entusiasmó", recuerda Gaby Aghion. Nunca ha olvidado la actitud ante la vida de la joven pareja, que se reúne con otros intelectuales de izquierdas en los cafés y entre cuyos amigos se encuentran el escritor Louis Aragon, el pintor Pablo Picasso y el poeta Paul Èluard: "Era como un tornado". Al mismo tiempo, se asombra de lo poco que ofrece la moda francesa de posguerra: Sólo unos pocos pueden permitirse la alta costura. Los vestidos mal ajustados están a la orden del día. A Gaby le encantaba la moda francesa de antes de la guerra. Incluso se había contratado a una costurera en casa de sus padres, que cosía ropa de las revistas de moda para la familia. En Aghion, la idea de hacer más de su pasión maduró en 1952. "Tengo que ir a trabajar, ya no me basta con tener citas para comer".

El marido y la familia están asombrados. Incluso sus amigos sólo le dan dos semanas. Pero Gaby tiene un buen sentido de las necesidades de la mujer moderna que no tiene ni tiempo ni dinero para hacerse ropa a medida, sino que prefiere ir al trabajo vestida de forma sencilla, chic y asequible.

Diseña seis sencillos vestidos con telas de algodón y los hace coser en el cuarto de la criada de su piso de París. Su amiga Chloé Huysmans se convierte en la homónima de la marca. La moda debe ser deportiva, sencilla y femenina, como Gaby Aghion. "Soy un espíritu libre y resuelvo las cosas a mi manera". La venta de moda a su manera es así: Aghion visita sus boutiques favoritas y ofrece su ropa, con su propia etiqueta, no la de la tienda, como es habitual. Califica los modelos de "lujosos y listos para usar", y acuña el término "prêt-à-porter". Los seis vestidos de Chloé se convierten en un éxito rotundo, las modistas del piso apenas pueden seguir el ritmo de la producción.

Un año después, Gaby se une a Jacques Lenoir. El empresario se hace cargo del trabajo operativo en 1953 para que ella pueda concentrarse por completo en la parte creativa. El primer desfile de Chloé sigue siendo legendario: en 1956, la diseñadora presentó la nueva colección en el Café de Flore del Boulevard Saint-Germain. No en pasarelas, sino entre mesas y sillas, los modelos muestran las nuevas prendas a la altura de los ojos de los visitantes, que pueden ser compradas y usadas inmediatamente. En 1957, Chloé aparece regularmente en Vogue París. Pronto Brigitte Bardot, Maria Callas, Jackie Kennedy y Grace Kelly llevan vestidos de Chloé.

"La moda debe ser tan fresca como una lechuga crujiente", piensa Gaby Aghion. Para mantener su moda fresca, empieza a colaborar con otros diseñadores. Y aunque acusa a los alemanes de tener un "dudoso gusto por la moda", da una oportunidad al joven Karl Lagerfeld en 1965. Se queda durante veinte años e inspira con hasta veinte diseños al día.

Mientras que Chloé se hace famosa por sus vestidos de gasa fluidos y sus trajes de pantalón de suave caída, Gaby Aghion se mantiene fiel a su propio estilo: su traje característico es una túnica negra sobre una camisa blanca. "Siempre me he vestido con sencillez. No soy de los que les gusta brillar en la escena social".

En 1985, esta mujer de 64 años se retiró de la dirección del negocio y vendió sus acciones en Dunhull, que ahora forma parte del grupo de lujo Richemont. ¿Por cuánto? Asunto privado. Sin duda fue un buen negocio para ambos. ®

Autor: Jennifer Bligh

Dirección de la editorial

  • Private Wealth GmbH & Co. KG
    Montenstrasse 9 - 80639 München
  • +49 (0) 89 2554 3917
  • +49 (0) 89 2554 2971
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Idiomas

Redes sociales