• Klaus Meitinger

"Los precios de las acciones seguirán subiendo".

PW 04052021 Borsenglas

Aunque las cotizaciones de la mayoría de los índices bursátiles están cerca de sus niveles récord, dos tercios de los miembros del Círculo de Competencia de Lerbach apuestan por una subida de los precios también en los próximos seis meses. Tienen buenos argumentos para ello.

"En realidad", reflexiona Gottfried Urban, Urban y sus colegas, "apenas hay nada que decir en contra de la renta variable en este momento. Al fin y al cabo, la combinación de una política monetaria ultralaxa con un auge económico y una inflación ligeramente superior en Estados Unidos y, en cierta medida, en Europa, es casi una situación ideal". "Además, la avalancha de liquidez que estamos viendo actualmente no tiene parangón histórico.Esto es y seguirá siendo un motor clave en los mercados de capitales", aclara Jörg Rahn, de Wirtgen Invest. "En mi opinión, la renta variable no tiene alternativa en tiempos de represión financiera y tipos de interés reales negativos", añade el experto en inversiones Stefan Hollidt.

Dice que en los últimos meses ya ha quedado claro lo que significa que muchos participantes en el mercado pasen de las cuentas de ahorro o los bonos a la renta variable. El hecho de que sólo en los últimos cinco meses haya entrado más capital en los fondos de renta variable de todo el mundo que en los últimos doce años ha impulsado sin duda los precios. "Sin embargo, el exceso de dinero sigue siendo enorme. Por eso sólo habrá breves retrocesos en la bolsa, que serán aprovechados por los que aún no han invertido", explica Urban. De hecho, esa entrada récord fue de sólo 576.000 millones de dólares. Sólo en las cuentas de ahorro alemanas hay todavía casi 2,9 billones de euros. Y se dice que otros casi cinco billones de dólares están invertidos en fondos del mercado monetario estadounidense. "Sencillamente, todavía hay muchos inversores al margen, preocupados por perderse el rally", resume Joachim Meyer.

Añade que el gran apoyo de la política monetaria y fiscal significará inevitablemente que el entorno económico seguirá siendo muy positivo durante los próximos seis meses. "Solo en Estados Unidos, las ayudas públicas desde agosto de 2020 ascienden a 5,3 billones de dólares. Si ahora se suman las compras de valores de la Fed y las inversiones previstas en infraestructuras, estamos en más de diez billones de dólares", calcula Carsten Mumm, de Donner Reuschel. Eso equivale a cerca de la mitad del producto nacional de Estados Unidos generado en 2020.

"La economía china también está en marcha y, a partir de ahí, el crecimiento en el sudeste asiático también debería repuntar", añade Stefan Ebner, de Focus Asset Management. "Por último, pero no por ello menos importante, no debemos descuidar la demanda reprimida de los encierros que deberían desarrollarse a medida que avanza la campaña de vacunación. Esto desencadenará un auténtico boom de consumo", añade Alexander Ruis, de SK Family Office.

"Por tanto, espero que veamos una recuperación mundial muy dinámica con tasas de crecimiento superiores a la media este año y el próximo", concluye Mumm. De hecho, a principios de abril, el Fondo Monetario Internacional elevó su estimación de crecimiento mundial para este año al seis por ciento, el más alto desde 1980.

"Desde el punto de vista del inversor, lo que es muy importante es que sólo estamos al principio de un ciclo económico de larga duración en el proceso", dice Rahn. "Así que no tenemos que preocuparnos de que la tendencia de los beneficios empresariales vaya a romperse en un futuro próximo. Por lo tanto, la renta variable debería seguir teniendo un comportamiento positivo durante mucho tiempo", añade Arne Sand, de Sand & Schott.

Los expertos no comparten la gran preocupación de muchos inversores por el hecho de que estas perspectivas hace tiempo que se reflejan en las cotizaciones actuales. "En mi opinión, la dinámica de este repunte todavía se subestima", afirma Robert Greil, de Merck Finck, y concluye: "Todavía se pueden concebir muchas sorpresas positivas". "Podría imaginar que la subida de precios es posible por la demanda reprimida en el consumo y que vemos un impulso de la productividad por la digitalización. Ambas cosas impulsarían aún más los beneficios", afirma Ruis.

Por lo tanto, es probable que las previsiones de beneficios empresariales sigan siendo demasiado bajas. "En nuestra opinión, es probable que haya más revisiones al alza de los beneficios por acción", opina Greil. "Por cierto, esto también fue evidente en la temporada de informes del primer trimestre de 2021. El 86% de las empresas del S&P 500 superaron las expectativas de los analistas. No veo ninguna razón para que esto no sea similar en el futuro", añade Stefan Mayerhofer, de Bayerische Vermögen.

Los representantes de la facción de la mitad de la población también están relajados con respecto al segundo riesgo: el aumento de la inflación y la consiguiente subida de los tipos de interés. "Los inversores no deberían dejarse desanimar por la reciente subida de los rendimientos de los bonos", afirma Karsten Tripp, de HSBC: "La inflación es sólo un espectro que pronto volverá a ser historia. Hace un año, los precios de la energía se desplomaron masivamente como consecuencia del bloqueo. Las tasas anuales de cambio son ahora correspondientemente espectaculares. A partir de junio, o de julio a más tardar, la tasa de inflación en Estados Unidos debería empezar a volver al nivel normal del dos por ciento o menos".

Y eso también alejaría los temores de subidas de tipos o de un endurecimiento monetario prematuro. "Después de todo, la Fed ha dejado claro que tolerará un aumento temporal de las tasas de inflación mientras no se alcance el pleno empleo. Y el BCE argumenta lo mismo", recuerda Arne Sand.

Si los tipos de interés se mantienen bajos, añade, seguirá siendo cierto que la renta variable está valorada a bajo precio en comparación con la renta fija. "En mi opinión, los actores del mercado de renta variable aún no se han ajustado a un entorno sostenido de bajos tipos de interés", analiza Maximilian Kunkel, de UBS Alemania, y calcula. "Por ejemplo, si asumimos nuestro objetivo actual de final de año de 4.400 puntos para el S&P 500, la relación precio-beneficio basada en los beneficios esperados para 2022 es de 20,9. El rendimiento de los beneficios, la relación inversa del PER, se mantiene en 4,77. Si, por el contrario, fijamos un rendimiento del dos por ciento para los bonos del Estado de EE.UU. con vencimiento a diez años que esperamos, la diferencia entre los rendimientos de los mercados de acciones y de bonos es de 277 puntos básicos. Pero la media de los últimos 35 años ha sido de sólo 200 puntos básicos. Desde esa perspectiva, las acciones siguen siendo relativamente baratas".

La tendencia alcista, según los expertos, está bien fundamentada y se mantiene totalmente intacta. Mientras tanto, se ha apoderado del mercado en general, dijeron. "A finales de marzo de 2020, menos del diez por ciento de los valores del S&P 500 seguían por encima de su línea de 200 días", explica Alexander Prochnow-Ast, de la Family Office del Volksbank Kraichgau. En aquel momento, el repunte bursátil sólo era atribuible a unos pocos valores y se sostenía sobre patas débiles. "Actualmente, el 96% de los valores del índice están por encima de su línea de 200 días. Así que la subida de precios está siendo impulsada por muchos valores.Es otro argumento para que los inversores sigan invirtiendo". ®

––––––––––––––––––––

// A tope.

"Básicamente, espero que los valores cíclicos y de valor lo hagan bien a corto plazo, las empresas de TI y de atención sanitaria serán probablemente las ganadoras a largo plazo", abre el debate Robert Greil. "Debido a la escasez de chips, somos optimistas en este sentido para el sector de los semiconductores, por ejemplo", añade Mayerhofer, que también identifica oportunidades de crecimiento estructural en el sector sanitario. "Ahí vemos un potencial de recuperación, simplemente porque muchos tratamientos tuvieron que ser pospuestos durante la pandemia".

En el sector cíclico, Maximilian Kunkel ha identificado dos sectores interesantes: "Los bancos y los valores energéticos tienen una valoración atractiva y se benefician del entorno económico". Prochnow-Ast presta especial atención a los bancos estadounidenses. "Gracias a los progresos realizados en el frente de la vacunación en ese país y a la ayuda masiva del gobierno, es probable que haya menos impagos de lo esperado.Al mismo tiempo, el hecho de que la curva de rendimiento sea pronunciada, es decir, que los vencimientos cortos rindan menos que los largos, tendrá un efecto positivo sobre los beneficios.Al fin y al cabo, los bancos pueden pedir dinero prestado a corto plazo y luego prestarlo a largo plazo".

Stefan Ebner aconseja no olvidarse de Europa: "La estructura del sector europeo es más cíclica que la de Estados Unidos. Por lo tanto, la próxima bonanza económica debería beneficiar aún más a Europa". Además, la renta variable europea tiene actualmente una ventaja de valoración sobre sus homólogos estadounidenses.

Asia también está entre los favoritos. "Tenemos una población joven, en crecimiento y, en muchos casos, conocedora de la tecnología, y la proximidad al motor de crecimiento que es China, lo que hace que esta región sea especialmente interesante en este momento", explica Carsten Mumm. Karsten Tripp tiene una opinión similar: "Para mí, Asia, al igual que la tecnología, es una cuestión estructural. Entrar con una perspectiva a largo plazo merece la pena sobre todo después de la reciente corrección de precios".

––––––––––––––––––––

Dirección de la editorial

  • Private Wealth GmbH & Co. KG
    Montenstrasse 9 - 80639 München
  • +49 (0) 89 2554 3917
  • +49 (0) 89 2554 2971
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Idiomas

Redes sociales