• Klaus Meitinger

Desarrollo del indicador bursátil de la riqueza privada.

ifo index Jan2021Estimados lectores,

Según el Reloj del Ciclo Económico del ifo, la economía alemana está volviendo a entrar en recesión (gráfico 1). El clima empresarial del ifo volvió a caer en enero, y las expectativas empresariales en la industria también volvieron a bajar tras una recuperación en diciembre. Como resultado, el semáforo económico del ifo volvió a saltar a "rojo" (gráfico 2). Sin embargo, en vista de la renovada relajación de la economía, esto no es una sorpresa.

Para el indicador bursátil de la riqueza privada, esto no es (todavía) un desastre. Sólo un descenso del triple equivaldría a una señal de venta.

Lo importante es que nadie habría esperado una tendencia negativa sostenida en este momento. En las dos últimas semanas, hemos asistido a un gran número de conferencias online en las que los bancos han presentado sus perspectivas anuales para 2021. En los próximos días presentaremos un resumen. Para empezar, pocas veces el consenso nos ha parecido tan claro como este año. Todos los estrategas asumen firmemente un auge económico a partir del segundo trimestre de 2021, o a más tardar a partir del segundo semestre de 2021. Los argumentos son contundentes: las vacunas disipan el fantasma de los cóvidos. Dado que en los últimos meses se ha producido una cantidad extrema de ahorro, este dinero se precipita hacia el consumo tan pronto como la situación de la infección se suaviza. El apoyo fiscal sigue siendo enorme y continúa impulsando el crecimiento. Por último, pero no menos importante, el motor de inversión también se pondrá en marcha.

El problema: como todos los participantes en el mercado parecen asumir este panorama positivo, incluso las más mínimas dudas al respecto provocan la necesidad de correcciones en los mercados de capitales. Las enormes fluctuaciones de los últimos días lo ponen de manifiesto.

Por lo tanto, no sólo estamos atentos a las noticias sobre vacunas, mutantes y expectativas económicas. También estamos vigilando muy de cerca el sismógrafo de la capital.

Como sabe, el sismógrafo estima regularmente la probabilidad de que se produzcan tres estados del mercado en el próximo mes. Verde" significa que se espera un mercado tranquilo con una tendencia positiva. Los inversores pueden invertir con tranquilidad. "Amarillo" indica un mercado turbulento con una expectativa positiva: invertir está bien, pero hay que estar preparado para tiempos volátiles. Y "Rojo" señala un mercado turbulento con expectativas negativas. El consejo entonces es no invertir.

ifo Ampel Jan2021Desde finales de abril de 2020, la probabilidad de un mercado positivamente turbulento (amarillo) ha dominado claramente los acontecimientos. El enfoque había derivado en una clara recomendación de sobreponderar la renta variable y ha mantenido este posicionamiento ofensivo desde entonces. A principios de esta semana, la probabilidad verde de mercados tranquilos y al alza había vuelto a superar el 30% en detrimento de la "amarilla". La probabilidad de turbulencia negativa era insignificantemente baja. "La recomendación del modelo es, por tanto, actualmente: significativamente sobreponderada", informa Oliver Schlick, que como director general de Secaro GmbH es responsable de vincular las probabilidades a las recomendaciones de inversión.

Ahora será interesante ver cómo reacciona el sismógrafo a las actuales fluctuaciones del mercado. Esperamos informar sobre esto el martes.

Conclusión:

Dado que el indicador económico Ifo aún no es negativo, pero la valoración en los mercados de renta variable es ahora muy ambiciosa, el corredor de la asignación de renta variable aconsejado por el indicador bursátil privado sigue estando entre el 60 y el 90 por ciento del capital asignado a inversiones en renta variable. Dado que el sismógrafo sugiere que la sobreponderación es aconsejable, el indicador bursátil para particulares sigue fijando la asignación a la renta variable en el 80%.

Hace un mes señalamos aquí que lo único que se interpone en el camino de una asignación de acciones aún mayor en la actualidad es la valoración de los mercados. Estimamos que el valor razonable del DAX está en torno a los 12500 puntos. Según esta estimación, el DAX está sólo moderadamente sobrevalorado, pero los segmentos de valores más pequeños (MDAX, SDAX) están claramente sobrevalorados. En esta constelación, el modelo prevé una cuota máxima de capital del 90 por ciento del capital destinado a inversiones de capital.

Para usted, como inversor, es importante lo siguiente: el cálculo del valor razonable del DAX se basa en datos materiales desde 1954 y supone, entre otras cosas, un retorno a medio plazo de las tasas de crecimiento de los beneficios empresariales y de los tipos de interés a sus medias a largo plazo.

Según esta premisa, las variaciones de los tipos de interés apenas intervienen en el cálculo del valor razonable. La razón es que, aunque los tipos de interés son bajos en épocas de bajo crecimiento, también lo son las tasas de crecimiento de la economía y de las empresas por término medio. En épocas de alto crecimiento, los tipos de interés suben, pero al mismo tiempo los beneficios crecen más rápido. Por lo tanto, la relación entre la tasa de crecimiento de los beneficios y los tipos de interés sigue siendo más o menos la misma, y apenas cambia el valor razonable a largo plazo del mercado de valores.

¿Y si este supuesto ya no se cumple en el futuro?

En la actualidad, los bancos centrales han anulado en gran medida las fuerzas del mercado en el ámbito de los tipos de interés. En vista del alto nivel de deuda pública en todo el mundo, que seguirá aumentando en el futuro, muchos expertos creen que la "era de los tipos de interés cero" tendrá que continuar durante mucho tiempo, y en gran medida con independencia de la economía y del ritmo de aumento de los precios (lea la cobertura de la Ronda Lerbach en el presente número).

Eso sería un régimen completamente nuevo. Porque entonces existiría la posibilidad de que, durante la próxima década, mientras los beneficios empresariales vuelvan a aumentar a tasas medias, los tipos de interés oficiales sigan estando cerca de cero.

En este caso, la relación entre los dos factores cambiaría y las inversiones en acciones tendrían que revalorizarse por completo. Si, por ejemplo, se supusiera que la "era de los tipos de interés cero" continuara durante otros diez años y los beneficios aumentaran, no obstante, en línea con la tendencia de los últimos años, el valor razonable del DAX en nuestro modelo aumentaría entre un 30% y un 40%. El principal índice alemán estaría entonces significativamente infravalorado, y los índices más pequeños sólo moderadamente sobrevalorados.

En conjunto, el indicador bursátil de la riqueza privada aconsejaría en este caso una asignación de acciones en el corredor entre el 90 y el 120 por ciento del capital destinado a inversiones en acciones. Y como el sismógrafo considera prudente una sobreponderación, la asignación de acciones del indicador bursátil sería del 110%.

Sabemos, por supuesto, que la propuesta más cara en el mercado de capitales es: esta vez todo es diferente. Por eso nos resistimos a calibrar el indicador bursátil de la riqueza privada únicamente con este nuevo régimen. Sin embargo, observamos que este nuevo mundo sin intereses parece estar cada vez más arraigado en la mente de los participantes en el mercado. Por ello, a partir de este mes le presentaremos dos propuestas de asignación de indicadores bursátiles para distintos regímenes.

Para los que creen en el mundo "antiguo", seguiremos con nuestra asignación actual del 90%. Para aquellos que están convencidos de que la "era de los tipos de interés cero" de los principales bancos centrales continuará durante otros diez años, el modelo sugiere una asignación de acciones del 110%.

Su

Klaus Meitinger

Nota: A pesar de la cuidadosa selección de fuentes, no se puede aceptar ninguna responsabilidad por la exactitud del contenido. La información proporcionada en private wealth es sólo para fines informativos y no constituye una invitación a comprar o vender valores.

Dirección de la editorial

  • Private Wealth GmbH & Co. KG
    Montenstrasse 9 - 80639 München
  • +49 (0) 89 2554 3917
  • +49 (0) 89 2554 2971
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Idiomas

Redes sociales