• Dr. Christian Jasperneite

"Poner fin al freno de la deuda".

(Tiempo estimado: 2 - 4 minutos)

Una carta del ... Dr. Christian Jasperneite. El estratega jefe de M.M.Warburg & CO dice por qué ahorrar ya no tiene sentido tras la dimisión del presidente del Bundesbank, Weidmann.

Lo sé: los que me conocen desde hace tiempo pueden frotarse los ojos sorprendidos por este titular. Al fin y al cabo, llevo décadas argumentando en contra de la deuda nacional galopante.

Pero aquí estoy y no puedo evitarlo. Durante diez años, Jens Weidmann, como jefe del Bundesbank, ha luchado incansablemente para evitar que el BCE se convierta en una institución que considera que su tarea esencial es refinanciar a los Estados de la eurozona a bajo precio. Ahora ha tirado la toalla. Estamos ante un momento en el que la política monetaria del BCE ya no se inscribe en la tradición de un Bundesbank independiente, sino en la de los bancos centrales del sur de Europa que eran tratados por sus Estados como departamentos del Ministerio de Hacienda.

Al mismo tiempo, la Comisión de la UE está debatiendo la posibilidad de suavizar los criterios de Maastricht y permitir una deuda del 100% en lugar del 60% en relación con el producto nacional. Esto encaja. Porque con la deuda al 100%, el cálculo sólo funciona matemáticamente con hipótesis plausibles sobre el crecimiento si se supone que los tipos de interés son cercanos al cero por ciento prácticamente para siempre. Esto es exactamente lo que el BCE parece querer garantizar.

Al mismo tiempo, la UE se está convirtiendo en una unión de transferencias y responsabilidades en la que los riesgos presupuestarios son cada vez más compartidos. Un paso en esta dirección es el fondo de rescate Corona de 750.000 millones de euros. La pandemia pasará, pero la financiación conjunta y la responsabilidad permanecerán.

Está claro que las reglas han cambiado en Europa. Me pregunto: ¿sigue siendo entonces económicamente racional aplicar un freno a la deuda nacional? Al fin y al cabo, con los nuevos criterios de Maastricht que se aplicarían en el futuro, esto consolidaría la diferencia de deuda entre Alemania y el resto de los países de la UE. Alemania retrocedería poco a poco hacia el 60%, mientras que para el resto llegar al 100% sería casi una utopía. Como recordatorio, la media de la UE sin Alemania ya se acerca al 110%, y va en aumento.

Los defensores del freno de la deuda dicen que Alemania debe ahorrar para mantener su calificación crediticia -y, por tanto, la de la UE- al máximo nivel. Creo que es una locura económica. Ningún país del mundo sería tan altruista como para salvarse casi hasta la muerte con el fin de mantener una calificación crediticia que beneficia principalmente a los demás en una unión monetaria y de responsabilidad.

Se puede decir aún más claro. En esta situación, una vía especial alemana sólo tendría sentido si el país se planteara abandonar el club y, por tanto, la UE y la eurozona. Porque entonces volvería a ser el único responsable de sus deudas.

Eso es precisamente lo que nadie quiere en Alemania, y eso es algo bueno. Pero si tomamos conscientemente la decisión de seguir formando parte de la UE y de la eurozona, y si evidentemente ya no estamos en condiciones de influir en la configuración de las normas -véase la dimisión del presidente del Bundesbank, Weidmann-, deberíamos adaptar nuestro comportamiento a las nuevas reglas.

Por ejemplo, si Alemania aumentara su deuda al nivel de los demás países de la UE, podríamos gastar casi 1.600 millones de euros más. A los que les resulta difícil clasificar esta figura: Todo el presupuesto federal ronda los 400.000 millones. Podríamos fácilmente aumentar drásticamente el gasto en educación y reducir masivamente los impuestos. Las infraestructuras podrían renovarse desde cero y las inversiones para el cambio climático podrían abordarse con audacia.

Los escépticos pueden preguntarse ahora: ¿Puede salir bien? Supongamos que este curso nos llevará a todos a un muro en 20 o 30 años. Entonces es mejor empezar de nuevo con una buena infraestructura y una mano de obra bien formada que con un país que para entonces se ha salvado hasta la muerte, es entonces corresponsable de todos los demás y, por lo tanto, todavía tiene que empezar de cero. Por ello, el freno de la deuda debe desaparecer.

®