• Prof. Maximilian Werkmüller

¿Qué puede hacer el Estado?

En la crisis de la Corona, el gobierno ha exigido considerables restricciones a los ciudadanos. ¿Fue eso legal? Y: ¿Fue proporcional? Maximilian Werkmüller, profesor de la Universidad de Allensbach, da respuestas.

Cualquiera que se ocupe de estas cuestiones haría bien en recordar brevemente el mes de marzo de este año. Numerosos enfermos tuvieron que recibir cuidados médicos intensivos. Los sistemas de salud de nuestros vecinos colapsaron. Se podría leer sobre el "Triage".

Es comprensible (ex ante y ex post) que el Gobierno Federal quisiera evitar a la población alemana condiciones e imágenes similares. La Ley de protección contra las infecciones da al Gobierno Federal y a los Länder la oportunidad de adoptar medidas apropiadas para proteger a la población. Esto ya proporciona una respuesta sustancial: El Estado debe protegerse contra las amenazas. No sólo "puede" hacerlo, sino que "debe" hacerlo. Y esta protección también puede vincularse a la restricción de los derechos fundamentales. Durante el encierro, esto se ejerció de forma generalizada. La enmienda más reciente a la Ley de protección contra las infecciones, que supone la reducción más amplia de las libertades democráticas civiles desde la Ley de poderes de excepción de 1968, también es a priori inobjetable. No obstante, la "especia" reside en la aplicación de la ley por parte de la administración y el plazo de las medidas. Esto debe ser apropiado.

Las consecuencias previsibles para la economía ya son devastadoras. Cuanto más tiempo se contradigan públicamente los virólogos reconocidos, más se reduce la vida de los ciudadanos a sus propias cuatro paredes y más a menudo se informa de que las capacidades de emergencia proporcionadas se han utilizado, gracias a Dios, sólo en un grado mínimo, mayor es la presión sobre los órganos estatales para justificar la relajación de las restricciones a la libertad personal.

Mientras tanto, los primeros tribunales han tenido que ocuparse de las restricciones relacionadas con el Covid19. En particular, la ingeniería de control fue objeto de varios procedimientos. Estos se referían a la forma en que se pueden restringir los derechos fundamentales, sólo por ley y no por un fallo general, que se equipara aproximadamente con un "asentimiento". En Baviera, a raíz de las críticas del Tribunal Administrativo de Munich, el gobierno estatal también había elegido posteriormente el instrumento "superior" en la jerarquía de las normas, un instrumento legal basado en una ley, con el fin de subsanar retroactivamente las posibles deficiencias constitucionales: una curva de aprendizaje con efecto de señal. Si al principio del bloqueo los tribunales seguían apoyando las medidas ordenadas, el Tribunal Constitucional del Sarre cuestionó recientemente la idoneidad de un bloqueo en relación con el objetivo que debía alcanzarse per se: una bofetada contundente a la administración. Estas y otras decisiones similares recuerdan a los que están en el poder que deben adaptar el alcance de las restricciones a la evolución respectiva de la situación.

El ciudadano encuentra la protección de los derechos fundamentales sobre todo en el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas y en el Tribunal Constitucional Federal: sólo estos tribunales pueden anular las normas y leyes de forma inmediata y para el futuro y pueden prescribir ellos mismos una reglamentación hasta que el legislador haya realizado mejoras.

"Aplanar la curva" - este objetivo declarado fue (aparentemente) alcanzado. La pregunta más importante ahora es: ¿Qué pasa en caso de una segunda ola? ¿Se permite al Estado imponer otro cierre y así asestar un cierto golpe mortal a partes de su propia economía a pesar de la ayuda integral? Por supuesto que no. En este caso, creo que habrá procedimientos incluso ante el Tribunal Constitucional. El hecho de que los "guardianes de la constitución" hayan aceptado actualmente, por primera vez, las quejas de los ciudadanos contra las compras de bonos del BCE es, en mi opinión, una clara señal para la protección de los derechos fundamentales en tiempos difíciles.

Sobreviviremos a Corona y también a nuestro sistema. Una vez que la amenaza haya disminuido, recuperaremos nuestras libertades, no tengo ninguna duda al respecto.

Es la tarea hercúlea del gobierno elegido equilibrar los intereses en conflicto de los enfermos por un lado y los sanos y la economía por el otro. Para ello, se necesita una buena visión general, una cabeza despejada y una mano firme. Hasta ahora, parece que hemos tenido mucho de eso.

Dirección de la editorial

  • Private Wealth GmbH & Co. KG
    Montenstrasse 9 - 80639 München
  • +49 (0) 89 2554 3917
  • +49 (0) 89 2554 2971
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Idiomas

Redes sociales