• Dr. Günter Kast

Con bolsa de agua caliente y WLAN.

116 MLP 1

Viaje. Eduard Rauchdobler de Linz y Enrique Umbert de Lima querían hacer más cómodo el viaje a las ruinas incas de Machu Picchu. Hoy en día su proyecto "Casas de Montaña del Perú" está floreciendo. Y los dos empresarios están pensando en multiplicar su concepto en muchos otros lugares de interés turístico.

La señal de salida llega a 3600 metros de altura, a cuatro horas en auto desde Cusco. Los sauces lama y los campos de quinua de Soraypampa, que se adhieren a pendientes pronunciadas, sólo tardan dos horas en caminar. Pero para el primer día el programa es suficiente, el aire ya permite que los caminantes, catapultados a los altos Andes, respiren con fuerza. A su guía Toni le dicen "muchas gracias" por los caballos que llevan el gran equipaje. Lorenzo del pueblo quechua motiva adicionalmente tocando en traje tradicional y flauta de pan. Un poco que recuerda al folclore peatonal de una gran ciudad alemana. Sólo las puntas blancas de los seis mil que se meten en el cuadro no encajan en él.

El más alto es el Salkantay, con 6271 metros, casi una vez y media más alto que el Matterhorn y apenas menos bello. El camino lleva su nombre y llevará a las ruinas incas de Machu Picchu en cuatro o cinco días.

Con 68 kilómetros, el trekking de Salkantay es más largo que el famoso Camino Inca, pero hay menos metros verticales que escalar. Pero sobre todo, las cosas están un poco más tranquilas aquí. Si bien las 500 plazas de partida por día en el Camino Inca son asignadas con muchos meses de anticipación y están en gran demanda, todavía no hay restricciones numéricas.

Pero aún más importante para muchos viajeros en el Salkantay-Trek es otra diferencia. Hay que acampar en el Camino Inca. El grupo de Toni, por otro lado, se registra en el Salkantay Lodge. A su llegada, habrá toallas húmedas y cócteles de jengibre y menta. Un fuego caliente arde en la estufa de azulejos. Anny, la chica de unos cincuenta años de Carolina del Norte, sonríe agradecida: "Soy demasiado mayor para ir a la cama sin una ducha caliente al final de un largo y polvoriento día".

Anny le ha dado a su hija Sarah el viaje a la graduación de la escuela secundaria y un poco para ella también. En pocos meses Sarah se mudará y comenzará sus estudios en el renombrado MIT, con un costo de matrícula anual de 80000 dólares estadounidenses. Los $4,000 por persona para la caminata de una semana no es un problema. Los dos se dedican ahora a su menú de tres platos: Sopa de batata, Lomo Saltado con polenta, tarta de quinua. La animada atmósfera de la mesa no es proporcionada por las hojas de coca amarga, sino por varios vasos de Malbecs argentinos. Cuando digan "Buenas noches" más tarde, una bolsa de agua caliente ya habrá precalentado cómodamente su colchón de plumas.

116_MLP_3.jpg

La idea de que el trekking y la comodidad no son mutuamente excluyentes no es nada nuevo. En Nepal, el DAV Summit Club hizo construir sus propias logias hace muchos años. Y en Ecuador, el montañero más famoso de Sudamérica, Marco Cruz, tiene su propio y lujoso albergue al pie del Chimborazo. En Perú, el austríaco Eduard Rauchdobler y su socio local Enrique Umbert crearon el proyecto "Logias de montaña del Perú" (MLP):

Rauchdobler, nacido en 1944, creció en Linz, hizo un aprendizaje en el tostador de café Julius Meinl, luego obtuvo su Matura y se matriculó en la Universidad de Linz. Es ambicioso y obtiene una beca Fulbright para estudiar en una universidad de Texas en 1971. Con un MBA en el bolsillo, regresa. Actualmente trabaja para Linzer Intertrading, una filial de Voestalpine AG, que también comercia con materias primas.

Rauchdobler es responsable del comercio mundial de cereales, arroz y harina de pescado. Este último es uno de los principales productos de exportación del Perú. Así es como el austriaco conoce a Enrique Umbert. Los Umberts son una familia influyente en el estado andino. En los años setenta, por ejemplo, crearon la red de radio del país. Cuando la junta toma el poder, el peruano debe renunciar a sus posiciones de liderazgo. Se va a los Estados Unidos en los años 80. Allí, Umbert se convierte en comerciante de productos básicos de Continental Grain, uno de los grandes actores de este negocio.

Los dos hombres no sólo se conocen - hacen amigos, exploran los Andes en Perú y los Alpes en Austria a pie juntos. "A Enrique le gustaban sobre todo nuestros refugios rústicos", dice Rauchdobler, "pero le parecían demasiado espartanos. Solía decirme: "Necesitamos algo como esto también en Perú, pero más cómodo".

Durante mucho tiempo, es sólo una vaga idea. Ambos gerentes están completamente desafiados en sus puestos de trabajo, y el Perú está pasando por momentos políticamente difíciles incluso después del gobierno de los militares. Sin embargo, a principios del nuevo milenio, los dos quieren reducir su tiempo profesional y pasar más tiempo en la naturaleza. Pero al mismo tiempo, tal vez intente algo nuevo de nuevo.

Ahora recuerdan la idea de los confortables refugios de montaña, que aún no existen en el Perú. Como saben poco sobre el negocio del turismo, viajan juntos a una feria comercial en Seattle en 2005 y presentan su concepto para las "Logias de Montaña del Perú" (MLP) a Leo Le Bon.

116_MLP_2.jpg

Le Bon ha sido considerado un pionero del turismo de aventura desde que dirigió el primer grupo de trekking comercial a través de los Himalayas nepalíes en 1967. El cofundador del operador turístico californiano Mountain Travel Sobek levanta el pulgar y anima al dúo a poner en marcha sus ideas. Le gusta la idea de construir lujosos lodges a lo largo de la caminata de Salkantay a Machu Picchu, que todavía se consideraba un punto de información privilegiada en ese momento. En lugar de un saco de dormir, los huéspedes deben traer trajes de baño para el jacuzzi al aire libre que cada albergue recibirá. De esta manera, los empresarios quieren atraer a huéspedes ricos a los Andes. Anímelos a salir de su zona de comodidad, pero sólo un poco. Y al mismo tiempo ofrecer una alternativa a la autopista de trekking Inka-Trail de Sudamérica.

En 2006, las dos familias y los socios comerciales firmaron un acuerdo de accionistas. Esto se está poniendo serio. Su plan es construir cuatro albergues, cada uno con su propio estilo. Incluso están lanzando un concurso de arquitectura. Ahora todavía necesitan propiedades sobre las que se asienten las logias. No a todos los locales les gusta el hecho de que los ricos Umberts compren tierras para sus hoteles de montaña a gran escala, especialmente porque son "inmigrantes" de Lima que ni siquiera hablan el idioma local quechua. También será una hazaña logística. No hay carreteras. Todos los materiales de construcción, transformadores para los generadores, grandes cantidades de madera de eucalipto, incluso cada copa de vino tinto bulboso debe ser transportado en mulas por pasos y valles.

Se necesitarán 9.000 cargas de mulas en total. Lo positivo de esto es que 150 locales consiguen un trabajo de esta manera, aunque sea por un período limitado de tiempo. Esto es importante para cambiar el estado de ánimo y apaciguar a los escépticos.

En julio de 2007 las familias inauguran los cuatro lodges - Salkantay, Wayra, Colpa, Lucma - a lo largo de la caminata de Salkantay durante una caminata juntos. Ahora han invertido dos millones de dólares estadounidenses. Alrededor de 80 empleados se ocupan del bienestar de los huéspedes. La mayoría de ellos provienen de los sectores más pobres de la población y se forman en temporada baja. "Todos tuvimos que pasar por una curva de aprendizaje", recuerda Rauchdobler. "Al principio, subestimamos la importancia de involucrar a las comunidades del pueblo a lo largo de la ruta de Salkantay."

No basta con ofrecer un producto turístico de categoría superior. Esto también debe tener en cuenta las necesidades sociales y ecológicas de la región. Hoy en día, el MLP tiene muchos socios que están desarrollando fuentes adicionales de ingresos a través de la cooperación dirigida y de esta manera se les da la oportunidad de un desarrollo independiente por primera vez: Agricultores que venden cosechas y carne a la cocina; mujeres quechuas que ofrecen miel y mermelada caseras; una cooperativa textil que fabrica ponchos tejidos a mano teñidos con tintes naturales y otras prendas cuyo diseño local los distingue de los souvenirs habituales.

Todo esto sirve para fortalecer la identidad cultural y la autoestima de la gente, así como para preservar la forma de vida tradicional de los habitantes andinos, enfatiza el austriaco. Para hacer aún más, su esposa Elisabeth Leitner-Rauchdobler y Enrique Umbert fundaron la Fundación Yanapana Perú (Yanapana significa "ayuda" en quechua). Apoya a la población local a través de una amplia variedad de proyectos, por ejemplo, de formación y perfeccionamiento. Yanapana es financiada principalmente por el MLP, pero también recibe donaciones en especie y dinero de particulares e instituciones.

Más de 150 familias se benefician del proyecto, ya sea a través de un empleo, la posibilidad de vender sus productos, distancias más cortas a la escuela o el acceso a la atención médica. En 2009, MLP recibió el premio TO DO! en la feria de turismo más grande del mundo, ITB, en Berlín. Premiado.

El MLP también es un éxito en términos empresariales. Ahora, cada año, 2.500 huéspedes caminan de un albergue a otro en el Salkantay-Trek, los albergues tienen un factor de carga del 75 al 80 por ciento. Un buen número de dos tercios de los trekkers provienen de los Estados Unidos y Canadá. MLP hace mucha publicidad allí porque los estadounidenses tienen menos vacaciones anuales y por lo tanto están más dispuestos y son más capaces que los europeos a gastar mucho dinero al día. También aprecian la máxima seguridad y un paquete completo y despreocupado con masajes, WLAN y servicio de lavandería.

Como los tres hermanos de Michigan. Para el trío, el trekking moderado es la aventura definitiva. "Nunca antes habíamos hecho algo así", confirma Miguel, el mayor. El internista trajo a su hijo con él, que ya tenía mucho sobrepeso a los 16 años. Miguel espera que esta experiencia al aire libre pueda activar el virus del senderismo en su hijo menor.

116 MLP 4

A los novatos del trekking no les importa que su guía le dé a Toni la niñera: "Ponte protector solar y repelente de mosquitos, ponte la gorra, llévate suficientes bebidas contigo", aconseja a sus protegidos. Ellos no ven esto como paternalismo, pero como excursionistas sin experiencia están agradecidos por los consejos. Y también aprecian el hecho de que siempre hay un caballo de carga trotando a su lado, llevando agua extra y oxígeno de emergencia en caso de que uno de ellos se enferme con la altitud en el aire.

La caminata de Salkantay a Machu Picchu se ha convertido así en algo factible para una amplia gama de huéspedes. Rauchdobler lo ve con sentimientos encontrados: "En 2007 era un camino solitario y primitivo, hoy hay mucha gente en la carretera. Pero al mismo tiempo también hemos creado la base para la atención de la salud en la región".

Para los viajeros que dan más importancia a las experiencias culturales únicas, la empresa en expansión MLP también ha creado una alternativa desde 2010: También se construyeron albergues MLP en el aún primitivo valle de Lares, un valle lateral del Valle Sagrado de los Incas. Allí, los indígenas no sólo son empleados, sino también copropietarios de los lodges, porque están parados en sus tierras.

Enrique Umbert encuentra que este modelo funciona aún mejor y más libre de conflictos. Todas las decisiones -por ejemplo, sobre la construcción de tuberías de agua- se tomarían conjuntamente. Y los lugareños se repartirían las ganancias: "Es una buena suma cada año."

Para Umbert, la "Lares Adventure" no es tanto un reto deportivo como un contacto con la cultura local: "La gente del Valle de Lares son descendientes directos de los Incas. Nos sumergimos profundamente en su vida cotidiana, visitamos pequeñas ruinas menos conocidas, participamos en celebraciones y ceremonias. La preparación perfecta es aprender algunos trozos de quechua. Esto facilita el contacto con la gente a menudo tímida".

La comunicación es la clave del éxito. "La gente de aquí tiene sus propios valores, visiones y estructuras organizativas que no siempre son idénticas o incluso compatibles con las nuestras. Ambos lados deben acercarse".

Este año Eduard Rauchdobler cumplió 75 años, Enrique Umbert tiene 70, pero ambos no están cansados. Por el contrario. Ahora están pensando en ofrecer su exitoso trekking de confort también en otras regiones montañosas del mundo - en Bután, Nepal o Tanzania.

116 MLP 5

Tal vez, sonríen, pero también será una prueba para la próxima generación. Los hijos de los fundadores, a principios de los años 40, ya están activamente involucrados en el MLP: Enrique Umbert junior y Felipe Umbert dirigen la empresa desde el punto de vista operativo, Jarmo y Julian Juen-Rauchdobler forman parte del consejo de administración. Julian ya había probado su gen empresarial en otro campo. "Vino a Perú de niño y a menudo bebía jugo de cactus con chamanes", revela Rauchdobler padre. "Su efecto estimulante lo inspiró a convertir esta higo chumbo en una bebida llamada Kaahée."

El empresario Hans Peter Haselsteiner, conocido por el público en general como inversor y miembro del jurado del programa de arranque "2 minutos, 2 millones", ya predice un gran futuro para la bebida de estilo de vida: "No descarto que Kaahée pueda convertirse en una historia de éxito similar a la de Red Bull. Entonces los huéspedes de los lodges de la MLP serán recibidos con Kaahée en lugar del cóctel de jengibre y menta.

____________________________

El camino alternativo a Machu Picchu.

Información general: www.peru.travel/de

Llegada: Con Avianca (www.avianca.com) vía Bogotá a Cusco

Organizador: www.mountainlodgesofperu.com

Fundación: www.yanapana.org

Medios de comunicación: Sandra Wolf y Helmut Hermann: "Perú", Travel Know-How Publishing House, 2019

____________________________

®

Autor: Dr. Günter Kast

Fotos: MLP // Tobias Silence // Günter Kast

Dirección de la editorial

  • Private Wealth GmbH & Co. KG
    Montenstrasse 9 - 80639 München
  • +49 (0) 89 2554 3917
  • +49 (0) 89 2554 2971
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Idiomas

Redes sociales