• Gerd Hübner

El nuevo mundo de la inversión.

Token 935705246Blockchain. La representación digital de los derechos de propiedad, conocida como "tokenización", no sólo permite el comercio rentable de clases de bienes inmuebles en pequeñas denominaciones. También abre oportunidades de inversión completamente nuevas. Para muchos inversionistas, esto expande significativamente el universo de inversión. Sin embargo, el mercado está todavía en su infancia. Hay una serie de obstáculos que hay que superar.

El arte puede ser una inversión interesante. Porque un Picasso o un Monet probablemente mantiene su valor a lo largo de generaciones y diversifica los activos. Sin embargo, para la mayoría de los inversores, esos activos materiales son simplemente demasiado caros como aditivo.

Ahora hay una encantadora alternativa a la compra directa. Mæcenas, una empresa con sede en Singapur, "ficha" obras de arte. Esto permite a los inversores invertir cantidades menores en obras de artistas conocidos y beneficiarse de un posible aumento de valor. Una idea que funciona no sólo para el arte, por supuesto, sino para todas las inversiones.

"Es algo fascinante sobre las fichas", dice el profesor Philipp Sandner del Centro Blockchain de la Escuela de Finanzas y Administración de Frankfurt. "La mejor manera de describirlo es con el Modelo de Contenedor de Token de la Ley de Cadenas de Bloqueo de Liechtenstein. La ficha es un armazón técnico, es decir, un contenedor en el que se empaqueta cualquier derecho de propiedad. Esto podría ser el derecho a un vale o un Euro - was sería entonces el dinero digital. Pero también podría ser el derecho a una garantía, un dividendo o cualquier otro activo. Y este derecho puede ser transportado de un usuario a otro, es decir, comercializado. Esto es entonces, por ejemplo, un llamado token de seguridad".

La tecnología con la que los "contenedores" mencionados pueden ser transportados a cualquier lugar es la cadena de bloques.

Funciona algo así: Si alguien transfiere un derecho a otra persona, esta nueva información se resume en un bloque de datos codificados y se transmite a cada participante de la red respectiva. Luego se comprueba su corrección por los ordenadores de la red, es decir, se verifica. Este nuevo bloque de datos se añade a los bloques existentes. De esta manera, toda la información puede ser vista por todos los que pertenecen a la red y, dado que cada bloque se basa en el otro y todos se almacenan de forma descentralizada, no pueden ser cambiados después. Por lo tanto, la cadena de bloques también se considera a prueba de falsificaciones.

El uso de esta tecnología podría revolucionar el mundo de las inversiones. "Hasta ahora, por ejemplo, un emisor de bonos tenía que preparar un prospecto de emisión, dar instrucciones a un intermediario financiero como un banco y acudir a un notario y al depósito central de valores donde se guarda la escritura general", explica Sandner. Todo esto cuesta dinero y tiempo. En un mundo simbólico, el emisor todavía necesita un prospecto de emisión. "Pero como el proceso en la cadena de bloques es a prueba de falsificaciones, ya no hay necesidad de un intermediario financiero, la firma en el notario puede ser digital, el emisor se ahorra el viaje al Depósito Central de Valores, y ya no hay ningún formulario en papel".

Esta forma es más eficiente y más barata. "Esto puede resultar atractivo para las pequeñas y medianas empresas que deseen emitir bonos, ya que los volúmenes suelen ser pequeños allí y, por lo demás, una emisión de bonos a menudo no vale la pena debido a los altos costos", continúa el investigador.

Al mismo tiempo, la transferencia de los derechos de propiedad y la transferencia de fondos deberían acelerarse considerablemente. "Esto significa que ya no se necesitan días para reservar una garantía, un fondo, un bono o un préstamo o para transferir dinero. Luego toma segundos", resume Marcel Fleisch, Jefe de Producto del Banco VP.

Si eso solo suena interesante, el impacto en el mundo de las inversiones podría ser totalmente innovador. Por ejemplo, una propiedad ya no tendría que ser vendida en su totalidad, sino que podría -descompuesta en pequeñas partes- ir a varios inversores. Para ello, el propietario de la propiedad sólo tendría que emitir una ficha de capital, que también garantizaría el derecho de los inversores a una participación en el alquiler.

"Además, la conversión en fichas también crea la oportunidad de aumentar la comerciabilidad de las inversiones", continúa Marcel Fleisch. Después de todo, las cantidades mínimas de inversión están disminuyendo. Y así, en el mundo digital, será posible que todos construyan una cartera diversificada de fondos de capital privado de diferentes cosechas, bienes inmuebles en diferentes lugares u obras de arte y coches clásicos. Y para intercambiar estos en cualquier momento.

La granularidad de las fichas también puede ser emocionante en términos de planificación de la sucesión. Por ejemplo, las comunidades de herederos y los beneficiarios de las fundaciones podrían utilizar fichas para tener acciones de objetos de arte de manera sencilla y económica sin tener que vender todo el objeto.

La primera empresa de Alemania que emitió un bono digital, es decir, que llevó a cabo una oferta de fichas de seguridad, fue el proveedor de financiación colectiva y agente de préstamos Bitbond de Berlín. Con el bono, los inversores participan indirectamente en los préstamos que la empresa concede a las pequeñas y medianas empresas a través de su plataforma. La cadena de restaurantes L'Osteria tomó el mismo camino en diciembre de 2019. Emitió un bono digital a tres años con un cupón del 6,25 por ciento a través de la plataforma Kapilendo. Y en Liechtenstein, la start-up de Fintech Amazing Blocks fue la primera compañía en hacer toda su inversión de capital en la cripto-moneda Ethereum.

Estos logros pioneros son principalmente de interés teórico para observar el desarrollo de esta tecnología. "La participación en ella no es todavía aconsejable para los inversores en la mayoría de los casos", informa Sandner. "En primer lugar, actualmente no hay un mercado realmente funcional y líquido. Todas las plataformas del mundo en las que los inversores pueden negociar valores digitales tienen un volumen combinado de quizás mil millones de euros.

Y en segundo lugar, y este es el punto más importante, la seguridad jurídica necesaria sigue siendo insuficiente. "En Alemania, hasta ahora sólo se ha creado el marco jurídico de los bonos digitales, pero todavía no para las acciones. Porque la transferencia de capital es mucho más compleja. Por ejemplo, todavía no está claro cómo se debe manejar el pago de dividendos en estos casos".

El tratamiento jurídico de las nuevas oportunidades de inversión en el Principado de Liechtenstein es de especial alcance. Desde el 1 de enero de este año, la Ley de Proveedores de Servicios de Token y VT ha estado en vigor allí. "De hecho, esta ley es el marco jurídico para todas las aplicaciones de la economía de fichas y garantiza la seguridad jurídica necesaria para los proveedores de servicios y los clientes", explica Fleisch. "Y esa es, en última instancia, la base para que surjan empresas en este ámbito, para que los clientes participen y para que la economía simbólica se profesionalice y madure hasta cierto punto".

Los llamados "contratos inteligentes" también pueden jugar un papel decisivo en esto. Aumentan la eficiencia de los servicios financieros tradicionales al hacer posibles ciertos instrumentos adicionales. Por ejemplo, las restricciones de transferencia podrían ser programadas directamente en la ficha para asegurar que las regulaciones de venta se cumplan correctamente. La misma tecnología también puede utilizarse para satisfacer requisitos individuales, por ejemplo, la unanimidad en la venta de bienes heredados.

Sin embargo, pasará mucho tiempo antes de que estas normas se establezcan en todo el mundo. Sin embargo, en dos o tres años, Sandner puede imaginar que el mercado se volverá atractivo para los inversores privados. "Para entonces, es probable que surjan las principales plataformas y mercados, y habrá más emisores y usuarios que proporcionen suficiente liquidez".

Para la industria de la gestión de activos, esto también puede significar un cambio dramático. "A muy largo plazo, puedo imaginar que ya no necesitamos soluciones de fondos, por ejemplo", Sandner mira hacia el futuro. "El típico administrador de bienes entonces tal vez sólo escriba algoritmos de cómo un inversionista optimiza individualmente su inversión. En un mundo simbólico, cualquiera puede armar el portafolio correspondiente por sí mismo. Sería el comienzo de una nueva era en la inversión. ®

______________________

Inteligente financiación corporativa a través de fichas.

No sólo para los inversores, sino también para las empresas, la conversión en fichas puede ser algo emocionante. "Imaginen, por ejemplo, una empresa química que opera sus silos llenos de productos químicos valiosos como centros de beneficio independientes", explica Philipp Sandner de la Escuela de Finanzas y Gestión de Frankfurt. "Entonces podría ser una buena idea vender la propiedad de ellos a los inversionistas como fichas de capital, incluyendo un rendimiento relacionado con el rendimiento". De la misma manera, las máquinas y equipos o incluso un edificio de la empresa que no tiene nada que ver con el negocio operativo podría ser simbólico. "De esta manera, las empresas pueden eliminar activos de sus balances y así obtener capital para inversiones", explica Sandner.

______________________

Autor: Gerd Hübner

Fotos: iStock/ismagilov // iStock/matejmo

Dirección de la editorial

  • Private Wealth GmbH & Co. KG
    Montenstrasse 9 - 80639 München
  • +49 (0) 89 2554 3917
  • +49 (0) 89 2554 2971
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Idiomas

Redes sociales