• Gerd Hübner, Klaus Meitinger

El mundo después del Corona.

Illu 2 Die Welt nach CoranaVisión. En algún momento en 2022, la economía mundial habrá superado el colapso de la corona. ¿Cómo habrán cambiado entonces los parámetros importantes para los inversores y los propietarios de activos? Nueve preguntas cuyas respuestas determinarán el éxito de la inversión y la preservación de los activos.

Los consultores de gestión disfrutan trabajando con la tecnología de RE-gnóstico. A diferencia de los PRO-gnósticos, no miran hacia el futuro. Pero desde el futuro hasta el presente. En algún momento a mediados de 2022, el Kompetenzkreis de Lerbach cree que la economía alemana habrá alcanzado de nuevo el nivel de 2019. Entonces la herida económica habrá sanado, pero las cicatrices permanecerán. ¿Cómo habrá cambiado el mundo para los inversores?

"Sólo hay unos pocos acontecimientos en la historia de la humanidad en los que la era se divide en un antes y un después. Cuando se trata de aspectos importantes como la deuda nacional, la política monetaria o la integración europea, probablemente en el futuro diferenciaremos entre antes y después de la corona", dice Marc Vits, del Bankhaus Metzler. Para que los inversores puedan tener en cuenta las nuevas perspectivas en sus estrategias actuales, el grupo de competencia con sede en Lerbach está practicando el arte de la previsión de ER.

// 01 La economía global cambiará significativamente - ¿qué industrias son las ganadoras, cuáles las perdedoras? 

"Cuando pensamos en este tema, primero tenemos que considerar los cambios estructurales que esto desencadenará", analiza Robert Greil, Merck Finck: "La crisis ha mostrado claramente la dependencia masiva de los proveedores de otras regiones del mundo. Por lo tanto, asumo que algunos productos químicos y farmacéuticos y tecnologías clave se localizarán pronto localmente de nuevo. En conjunto, esto traería ventajas a estas industrias. "Las compañías tendrán costos ligeramente más altos. Pero también deberían ser capaces de empujar los precios más altos. ...lo que debería aumentar los márgenes de beneficio y los ingresos.

"La industria farmacéutica ya era un tema de crecimiento estructural antes del Covid-19 debido al envejecimiento de la sociedad y al aumento de las enfermedades de la civilización - ahora está recibiendo un impulso adicional", añade Michael Winkler, del St. Se espera que la pandemia dé lugar a una mayor demanda de investigación de medicamentos y a inversiones masivas en los sistemas estatales de atención de la salud. "De hecho, ha quedado muy claro dónde hay una falta de unidades de cuidados intensivos, equipo médico o ropa de protección", aclara Ulrich Reitz, Focam Multi Family Office. 

"Además, la tendencia a sustituir el trabajo humano por la automatización y la inteligencia artificial debería acelerarse", añade Bernd Meyer, Berenberg: "Estos sectores también son ganadores, mientras que los sectores del transporte y la logística tienen más probabilidades de estar entre los perdedores si la producción se acerca de nuevo al cliente final".

Como resultado, el mundo laboral cambiará significativamente. "Según las estimaciones, el 34% de todos los empleados de EE.UU. podrían trabajar desde casa. En 2017, sólo el cinco por ciento lo usará. Ahora se ha demostrado lo bien que puede funcionar la oficina en casa", dice Meyer. Michael Winkler agrega: "Aunque la oficina en casa no se establecerá completamente, el desarrollo de ciertas tecnologías asociadas a ella debe ser definitivamente promovido. 

Según Ulrich Reitz, estos incluyen servicios de nube, videoconferencia, telemedicina, pero también la transmisión en línea de películas y música. Kai Röhrl, Robeco, resume gran parte de esto en los modelos de suscripción a plazo. "Con esto nos referimos a modelos de negocio digitales con estructuras ligeras. Plataformas que funcionan de manera rentable a un nivel de bajo costo y no tienen un alto gasto de capital. Y que a menudo funcionan como servicios de streaming o proveedores de servicios de comunicación por suscripción". 

El hecho de que sus costos fijos sean bajos está demostrando ser una inmensa ventaja, especialmente ahora. "Por lo tanto, las plataformas de reserva tienen más posibilidades de sobrevivir a esta crisis que los operadores hoteleros", dice Bernd Schrüfer, Lucatis Family Office, y añade: "Creo que en este momento no es tanto la selección de la industria lo que importa, sino el modelo de negocio. Los que operan un servicio de entrega como el Héroe de la Entrega tienen una clara ventaja sobre el restaurante con sus altos costos de funcionamiento".

Reitz cree que otra tendencia que podría fortalecerse ahora es el pago sin dinero en efectivo. "Muchos se han dado cuenta de que es bastante simple y sin complicaciones." Y el tema de la sostenibilidad ahora también recibirá un impulso. "Aunque la pandemia de la corona sólo tiene un impacto limitado, asumo que aumentará la conciencia de la gente", está convencido Helmut Neumaier, de Focus Asset Management. Robert Greil ya ha notado un aumento del interés. "Parece que debido a la pandemia se ha vuelto aún más importante para los inversionistas saber dónde y cómo se invierte su dinero". 

Todos los expertos coinciden en que las aerolíneas estarán entre los grandes perdedores. "Esta industria es el completo contra-ejemplo del modelo de suscripción", explica Kai Röhrl, "porque estas empresas sólo tienen ingresos si alguien realmente reserva un billete. Sin embargo, al mismo tiempo, las aerolíneas están cargadas con altos costos fijos". Pero no están solos con este problema. "Los operadores de cruceros, hoteles o compañías que dependen de un almacén, quizás con la excepción de los alimentos, lo tendrán muy difícil en un futuro próximo. Yo no invertiría allí", aconseja Schrüfer. 

La industria del automóvil pertenece a una categoría especial. Incluso antes de Covid-19, se evidenció allí un cambio estructural, que ahora continuará en condiciones de demanda más difíciles. "Sospecho que mucha gente dejará de lado la compra de coches por el momento", dice Michael Winkler. 

Independientemente del sector, según el Grupo de Competencia, la crisis de Corona ha puesto de relieve un aspecto que puede utilizarse para evaluar mejor las perspectivas de futuro de todas las empresas: la calidad de la gestión. "Este siempre ha sido uno de los criterios suaves en la selección de acciones. Pero mirando hacia atrás, ahora podremos juzgar muy bien quién hizo un buen trabajo y quién no", está convencido Michael Winkler.

La conclusión del Grupo de Competencia: "Temas como la tecnología, la digitalización, el trabajo en casa, la nube o las plataformas se acelerarán ahora de forma significativa. En el futuro, será crucial que los inversores inviertan en las acciones y los modelos de negocio individuales adecuados, así como en industrias y regiones", está convencido Helmut Neumaier. En su opinión, los inversores deben guiarse por factores como el nivel de deuda más bajo posible, el rendimiento de las ventas recientes y un margen de beneficios estable.

"Como consecuencia, ahora veremos el regreso de los asesores y gerentes activos en el sector financiero a expensas de los ETFs", aclara Marc Vits.

// 02 Todos los países se endeudarán mucho más en los próximos años. ¿Puede ir bien?

"Para 2022, estaremos viviendo en un mundo con una deuda significativamente mayor en general. No sólo en el lado del gobierno, sino también con las empresas y los hogares", dice Marco Willner, NN Investment Partners. "A largo plazo, esto aplanará fundamentalmente el camino de crecimiento de la economía", predice Karsten Tripp, HSBC Alemania. "Y más deuda hará que todo el sistema financiero sea más inestable en el futuro", añade Gottfried Urban, Urban & Kollegen.

Los cambios en los presupuestos nacionales serán especialmente graves. En sus proyecciones actuales, el Fondo Monetario Internacional supone que el coeficiente de deuda en relación con el producto nacional aumentará entre diez y veinte puntos porcentuales, según la región. "Los próximos años estarán marcados por una discusión sobre el reparto de cargas - entre los estados - especialmente en la zona euro - pero también dentro de los estados", dice Stephan Jäggle, Münster Stegmaier Rombach Family Office.

Los profesionales creen que Alemania puede al menos intentar reducir su deuda una vez que la crisis haya pasado. "No en vano el Bundestag ya ha hecho examinar la constitucionalidad de un impuesto sobre la propiedad", señala Gottfried Urban. Sin embargo, en lo que respecta al resto del mundo, el círculo de expertos es más escéptico. "Muchos países ya eran incapaces de reducir sus deudas antes de Corona - ¿por qué debería ser posible ahora?", pregunta Alexander Prochnow-Ast, Family Office - Volksbank Kraichgau. "El ahorro estricto no puede ser impuesto en la mayoría de los parlamentos nacionales. Por lo tanto, los gobiernos de allí tomarán el camino más fácil y continuarán encubriendo los problemas con dinero", también está convencido Daniel Oyen, de Plettenberg, Conradt & Cie. family office. "Honestamente", concluye Alexander Ruis, Family Office de SK: "He perdido la fe en una política de deuda sólida".

La cuestión de la deuda nacional podría entonces convertirse en una fisura en la zona euro. También se plantea la cuestión de la solvencia y la sostenibilidad de la deuda.

"Por supuesto, los índices de audiencia de muchos países se deteriorarán", está convencido Marco Willner. ¿Existe entonces la amenaza de una crisis de deuda? "Estoy relativamente relajado con respecto a eso con las principales naciones industriales", dice Jörg Rahn, de Wirtgen Invest. "Mientras los bancos centrales cimienten los tipos de interés cerca de cero y compren la mayoría de los bonos del gobierno, no importa lo altas que sean las deudas." "En los Estados Unidos, el banco central tenía más del diez por ciento de la deuda nacional antes de la crisis, en el Reino Unido y la zona del euro era más del 20 por ciento, en Japón alrededor del 50 por ciento", informa Marc Vits y continúa: "El hecho de que este porcentaje siga aumentando en el futuro tiene inmensas ventajas para los ministros de finanzas. Seguirán pagando pocos intereses y a menudo los recibirán rápidamente a través de los beneficios del banco central. 

"Sin embargo, surgirán problemas cuando los países dependan en gran medida de los inversores extranjeros. Algunos mercados emergentes, como los de América Latina, podrían estar en peligro", advierte Marco Willner.

La conclusión del grupo de competencia: El riesgo de una crisis de deuda soberana 2.0 es manejable. Sin embargo, el hecho de que aparentemente se haya inventado una máquina financiera de movimiento perpetuo es una fuente de preocupación para los profesionales. "Incluso más que antes, todos los ojos estarán puestos en los bancos centrales. El papel clave en el análisis de la sostenibilidad de la deuda nacional recaerá en ellos", concluye Carsten Mumm, Donner & Reuschel.

Illu 3 Geldmaschine

// 03 ¿Cómo actuarán los bancos centrales a largo plazo?

"El vínculo entre el estado y el banco central es más fuerte que nunca. De hecho, los bancos centrales ahora proporcionan financiación pública directa, tanto en los Estados Unidos como en Europa. Todas las limitaciones, todas las reglas están siendo eludidas y anuladas. Y no será posible revertir esto", está convencido Alexander Prochnow-Ast.

Las consecuencias para los inversores son múltiples. "En primer lugar, los programas de compra de seguridad no desaparecerán tan rápidamente. Los bancos centrales seguirán siendo los compradores más importantes en los mercados de tipos de interés durante mucho tiempo y, por lo tanto, garantizarán que los tipos de interés no aumenten", explica Carsten Mumm. "El mundo está siendo completamente japonizado. Tanto la FED como el BCE, en perspectiva, incluso controlarán toda la estructura de los tipos de interés. De esta manera, anulan completamente el mecanismo del mercado", añade Karsten Tripp.

"A medio y largo plazo, esta continua dilución monetaria conducirá a una erosión del poder adquisitivo de las monedas de papel", está convencido Ulrich Voss, Tresono Family Office. "Esto irá acompañado de una progresiva y luego más obvia pérdida de confianza en el sistema monetario en general", dice Axel Angermann, FERI, y añade: "Ya sé - en Japón esto ha estado funcionando muy bien durante mucho tiempo. Pero en algún momento, alguien llama: "¡El emperador está desnudo!"

"La inundación mundial de liquidez, la financiación de los estados por los bancos centrales - si un país lo hiciera de forma aislada, la consecuencia lógica sería una devaluación de la moneda", considera Alexander Ruis, "pero hoy en día todos los estados importantes actúan en gran medida de la misma manera.

"Así que ya no hay divisas importantes en las que los inversores puedan confiar realmente", concluye el oficial de la familia Joachim Meyer, "todos estamos en el mismo barco, y espero que nadie se meza demasiado fuerte". "En el lado positivo, esto es más como una especie de frágil equilibrio de gigantes tambaleantes apoyándose unos a otros", añade Carsten Mumm.

Los profesionales son muy conscientes de los riesgos de la política monetaria actual. "Esto no funcionará para siempre. Pero como ni siquiera sabemos aproximadamente cuándo va a terminar el tiempo, no tiene sentido orientar la estrategia de inversión a los escenarios de colisión resultantes", concluye Marco Willner.

La conclusión del Grupo de Competencia: "De cara al futuro, es probable que las valoraciones de los escasos activos en este entorno reciban un viento de cola significativo", dice Thomas Neukirch, HQ Trust, "La inflación de los precios de los activos continúa ante el continuo exceso de dinero. Por consiguiente, los inversores deberían centrarse aún más en los activos tangibles a largo plazo. En particular, se beneficiarán las acciones de las empresas que puedan repercutir los precios más altos. Tal vez las acciones sustituyan incluso a los bienes inmuebles como el activo tangible más popular", esboza Gottfried Urban. 

"En los próximos años, se tratará por tanto de fijar el rumbo correcto para preservar los activos a largo plazo", dice Vits y explica: "Por un lado, hay títulos de deuda, algunos de los cuales pueden no ser reembolsados en algún momento y por los que ahora recibo poca o ninguna devolución. Y por otro lado hay acciones de empresas que han demostrado en el pasado que pueden superar crisis graves y aumentar los beneficios a largo plazo. Si se compara eso, hay que concluir que las acciones superarán claramente a la renta fija en los años venideros". 

Illu 4 DeflationInflation

// 04. inflación o deflación - ¿qué debemos esperar en los próximos años? 

En la actualidad, los expertos no ven ningún peligro de inflación. La economía mundial se encuentra en una profunda recesión y el crecimiento seguirá siendo débil en el futuro. Muchas empresas, agobiadas por altos niveles de crédito, tienen menos posibilidades de inversión. "Este es más bien un ambiente deflacionario", afirma Prochnow-Ast. "Por lo tanto, en la actualidad, una fase de caída de los precios, la disminución de los beneficios empresariales y la caída de los precios de las acciones y los inmuebles es el mayor riesgo que la inflación", aclara Joachim Meyer. 

Esto podría cambiar en el camino hacia el 2022. "Algunos acontecimientos en la economía real indican claramente que es probable que los precios aumenten en el futuro", asume Thomas Buckard, MPF AG, y enumera: "Algunas de las ganancias de la globalización se perderán. Se está haciendo más almacenamiento. Los costos de producción están aumentando. La reorientación del sistema de salud costará dinero. Y en ciertas áreas los consumidores también estarán dispuestos a pagar más. Esto podría incluso dar lugar a una especie de estanflación: un crecimiento débil con un aumento de los precios".

La superabundancia de dinero iniciada por los bancos centrales también juega un papel en estas consideraciones. "En el pasado, esto no ha conducido a un aumento de los precios al consumidor. Pero la conexión entre la oferta de dinero y lo que se puede comprar por ella en una economía existe a largo plazo. El dinero se está convirtiendo en mucho más. Pero el valor equivalente sigue siendo el mismo o incluso se reduce si se pierden capacidades en la crisis debido a insolvencias. En algún momento, esto probablemente llevará a la inflación", advierte Ruis. 

Stephan Jäggle recuerda el efecto de la botella de ketchup. "Los bancos centrales están llevando a cabo una política monetaria extremadamente expansiva, literalmente golpeando el fondo de la botella de ketchup al revés cada vez más fuerte - pero la inflación no va y viene. Más tarde, cuando la economía vuelva a ponerse en marcha y todavía haya cuellos de botella en las cadenas de suministro o se nacionalicen las cadenas de suministro mundiales, ese podría ser el momento. Hasta ahora hemos visto la inflación sólo en los activos. Me temo que a largo plazo lo veremos también en la inflación medida".

La conclusión del Grupo de Competencia: "El mayor desafío para los inversores es reconocer la transición de un entorno deflacionario a uno inflacionario y pasar de los activos nominales a los tangibles a su debido tiempo", analiza Joachim Meyer. Una vez superada la crisis, los profesionales esperan mayores tasas de aumento de precios. Pero descartan una inflación galopante. "Es más probable que terminemos en el rango de entre el dos y el cuatro por ciento", asume Alexander Prochnow-Ast.

Lo que suena tan inofensivo tiene consecuencias dramáticas para los inversores. "El aumento significativo de la deuda obliga a los bancos centrales a mantener bajos los tipos de interés. Por lo tanto, incluso con el aumento de los precios hay poco margen de maniobra. Los tipos de interés reales están cayendo en territorio negativo, y cada inversor en valores nominales sentirá claramente cómo el poder adquisitivo de sus activos está disminuyendo. La única salida son los bienes materiales", deja claro Kai Röhrl. "El precio del oro también debería seguir subiendo en este entorno", añade Helmut Neumaier, "esto sería positivo para las acciones de la minería de oro, que actualmente también se benefician del hecho de que un importante factor de coste -el petróleo- es barato".

Sin embargo, desde el punto de vista sociopolítico, los conflictos amenazan entonces: "La brecha entre los propietarios de los bienes materiales y el resto de la población seguirá ampliándose. Es probable que esto alimente la discusión sobre los aumentos de impuestos o los gravámenes al capital", advierte Stephan Jäggle. 

Illu 5 eu jongleur

// 05. Quo vadis, Europa?

Los que piensan con optimismo podrían ver la crisis de Corona como un catalizador para el proyecto europeo. ¿No han visto los jefes de estado que Europa necesita a Europa? "En cambio, la crisis de la Corona ha vuelto a separar a los países de la UE: las fronteras se han cerrado, cada uno ha vuelto a pensar sólo en sí mismo. Eso fue un revés", dice Jörg Rahn.

"En el pasado se ha demostrado una y otra vez que las estructuras inestables se desestabilizan adicionalmente en las crisis. Esto es exactamente lo que está sucediendo en Europa ahora", analiza Karsten Tripp. Es particularmente problemático que los populistas críticos con Europa puedan ahora recibir un impulso en varios países. "Si las tasas de desempleo son de dos cifras, mucha gente escuchará las soluciones simples. Eso es crítico", advierte Daniel Oyen.

"A menudo se pasa por alto que la integración europea no es un fin en sí misma. Si no nos mantenemos unidos en Europa, no tenemos ninguna posibilidad y desapareceremos en la insignificancia en comparación con los EE.UU. y China", reflexiona Ulrich Voss. El Grupo de Competencia considera que el problema central de Europa es la continua falta de compromiso. "Todos quieren Europa, pero sólo en sus propios términos. Y estos son diferentes", aclara Carsten Mumm.

"La gran pregunta será si en algún momento desarrollaremos un sentido europeo de comunidad que trascienda las fronteras de los estados-nación y que tenga una aceptación mínima en todas partes", añade Axel Angermann.

Aunque el grupo no es muy optimista en este punto, algunos ven un rayo de esperanza. "Europa siempre ha dado un paso adelante sólo bajo presión. Esta vez la presión podría venir de la precaria situación financiera", dice Mumm y explica: "Una consecuencia a largo plazo de la crisis será que los estados quieren o tienen que invertir más en sus sistemas de salud. En vista del alto nivel de deuda, los gobiernos podrían entonces pensar que una estrategia de defensa común ahorraría dinero. Tal vez a largo plazo, la necesidad de ahorrar dinero nos lleve a más Europa".

La conclusión del grupo de competencia: "Soy un europeo convencido. Pero sigo pensando que los políticos no darán más pasos para profundizar en la Unión por el momento", dice Karsten Tripp. Los expertos responden a la pregunta: "¿Quo vadis, Europa?" con la probable persistencia del statu quo. "Sólo en algún momento tendremos que decidir si Europa vale algo para nosotros. Y luego establecer el curso hacia la unión política. O déjalo", concluye Axel Angermann.

Illu 6 corona bombe

// 06. ¿Existe la amenaza de otra crisis del euro? 

El hecho de que los coeficientes de deuda de la zona del euro sigan divergiendo será una prueba de fortaleza para la moneda común. "Los criterios de estabilidad del euro han quedado así enterrados de una vez por todas. La deuda nacional de Grecia supera el 200 por ciento. Italia hacia el 170 por ciento, España y Francia hacia el 120 por ciento. El 60 por ciento acordado en Maastricht ya no jugará un papel en el futuro. El asunto ha terminado", analiza Angermann.

"Sin embargo, no habrá una nueva crisis del euro - el BCE no lo permitirá. Seguirá comprando bonos y tomando medidas para que los países se pongan en pie a medias", está convencido Jörg Rahn.

"En vista de esta situación, encuentro bastante sorprendente que el fallo de la Corte Constitucional Federal sobre la legalidad de las compras de valores del BCE fuera recibido con un encogimiento de hombros casual", reflexiona Christian Jasperneite, "fue un grito de ayuda después de todo: tenemos un problema aquí. De hecho, según Jasperneite, el Tribunal Constitucional había formulado con bastante claridad lo que está y lo que no está permitido en las finanzas públicas monetarias. "El programa de crisis actual, que ni siquiera fue objeto de la prueba, no sería compatible con los criterios que se mencionaron como sólo permisibles. Ahí es donde se programan los próximos procedimientos".

El hecho de que el fallo del Tribunal Constitucional alemán esté en contra de la decisión del Tribunal de Justicia Europeo tiene una importancia histórica. "Si el más alto tribunal de Europa decide que está bien romper las reglas en las que se basa la unión monetaria, entonces cada estado, que es el portador de la construcción europea y guardián de los tratados, debe ser capaz de decir claramente que algo va mal. Es un hito emocionante para el euro. El veredicto podría llevar a que todos se sentaran juntos y encontraran un arreglo que creara confianza para los próximos 20 años", espera Jasperneite.

El Grupo de Competencia pide reglas claras - sobre la política monetaria y sobre la cuestión de la comunitarización de la deuda nacional. "Un fondo europeo de reconstrucción financiado por la deuda de varios cientos de miles de millones de euros no está tan alejado de los tan discutidos bonos en euros", señala Axel Angermann, "porque al final todos los países serán responsables a prorrata.

"En algún momento, los estados del norte dirán que no daremos dinero sin reformas. Si se quiere mantener el euro, probablemente necesitemos una solución para los países que no quieran someterse a las normas de estabilidad de forma permanente", dice Daniel Oyen, y añade: "Habría que encontrar una manera de permitir que Italia y Grecia se retiren temporalmente del euro y, por lo tanto, el camino fácil de la devaluación". "Eso no sucederá", contradice Karsten Tripp. "Escuchamos en Italia que ni los votantes ni los políticos quieren arriesgarse a que sus pensiones sean pagadas en liras. 

La conclusión del Grupo de Competencia: "La situación seguirá deteriorándose hacia 2022", cree Angermann. "En cualquier caso, no hay garantía de que tengamos el euro en diez años", concluye Thomas Buckard. 

Illu 7 spielfeld

// 07 ¿Cómo cambiará el campo de juego geopolítico?

"El anterior hegemón, los EE.UU., será desafiado por China - este es el gran tema geopolítico de la próxima década", explica Stephan Jäggle. Este desarrollo, dice el Grupo de Competencia, ahora se acelerará aún más. "Los que superan mejor la crisis desde el punto de vista médico también tienen más posibilidades de sobrevivir económicamente, y pueden entonces sustentar con más fuerza una futura reivindicación de liderazgo", analiza Karsten Tripp y concluye: "Esto habla claramente a favor de China, claramente en contra de los EE.UU. y, por cierto, también en contra de Rusia, que después de un máximo interino está de nuevo en declive - también porque el país entró en la guerra del precio del petróleo estratégicamente muy poco prudente.

"En poco tiempo la guerra comercial entre los EE.UU. y China volverá a estar en la agenda. Donald Trump está tratando de convertir a China en el chivo expiatorio de la crisis de la Corona, y tal vez utilice los nuevos aranceles punitivos como la gota que colma el vaso cuando las cosas se pongan difíciles para él en la campaña electoral", reflexiona Jörg Rahn. Pero incluso después de las elecciones de noviembre en EE.UU., el tema seguirá presente. "Después de todo, los demócratas y los republicanos se están superando en sus críticas a China", añade Marc Vits.

¿Estamos experimentando el principio del fin de la globalización, también porque cada vez más países quieren producir productos estratégicamente importantes en casa? "Esto sólo será una interrupción temporal", asume Georg Graf von Wallwitz, Eyb & Wallwitz. "Si quiere reducir su riesgo empresarial, debería ampliar aún más su red de proveedores. Ese es un argumento a favor de una mayor globalización". "La posible retroalimentación de valor añadido se producirá principalmente en áreas que pueden ser automatizadas. La primacía de la eficiencia económica prevalecerá en última instancia", añade Neukirch.

La conclusión del grupo de competencia: "Estratégicamente, los inversores deberían posicionarse más fuertemente en China y Asia", aconseja Stephan Jäggle, "incluso aquellos que utilizan el MSCI World Stock Index como referencia deberían actuar. Esto se debe a que los EE.UU. están claramente sobrerrepresentados allí, lo que se mide por su importancia para la economía mundial. Y China no juega ni de cerca el papel que corresponde a su poder económico y su futuro papel en el mundo".

Illu 8 Innovation

// 08. ¿Es la crisis de Corona un motor de innovación?

"En los años 30, en medio de la Gran Depresión, Brasil logró una cosecha récord de café", dice Arne Sand, Sand and Schott. "Como el país no encontró suficientes compradores para los granos, pero tampoco quiso dejar que se pudrieran, los productores de café se dirigieron a la compañía de alimentos Nestlé. Nestlé desarrolló el Nescafé, que sigue siendo popular hoy en día. 

En el pasado, las épocas de crisis eran a menudo épocas de innovación. "Piense también en la invención del fertilizante artificial durante la Primera Guerra Mundial o en los avances en el campo de la tecnología de la aviación", añade Georg von Wallwitz. Parece que la necesidad es la madre de la invención. 

¿Volverá a ser así? "Es probable que las innovaciones reales sean bastante raras en los próximos años", sospecha von Wallwitz. Espera que lo más probable es que estén en el sector farmacéutico, por ejemplo en la investigación de vacunas. "Allí, con una biblioteca mundial de ingredientes activos, se están tomando caminos completamente nuevos. Por ejemplo, la información genética de un virus puede utilizarse para desarrollar vacunas en un año en lugar de tres o cuatro años. Esto ahorra tiempo y dinero. 

Según el Grupo de Competencia, para los inversores es más importante que las invenciones individuales que las innovaciones existentes experimenten ahora una aceleración y puedan desencadenar un aumento de la productividad. "En este contexto, Munich Re habla de la recesión de los pit-stop", nos informó Thomas Buckard. "Al igual que el coche de carreras en los boxes, todos los procesos de la empresa se están optimizando: más automatización, inteligencia artificial, robótica e impresión en 3D. Estructuras más delgadas, menos viajes, videoconferencias. En última instancia, esto conducirá a mayores márgenes de beneficio".

"Un ejemplo típico es la oficina en casa. Esto reduce el costoso espacio de oficina y disminuye los costos de alquiler en la empresa", explica Thomas Neukirch. "El uso de los instrumentos de videoconferencia se generalizará ahora también. Puedo imaginarme que una vez que la crisis haya pasado, estas sustituirán algunas de las reuniones cara a cara que a menudo consumen mucho tiempo y son costosas", predice Arne Sand y continúa: "Hoy en día incluso es posible firmar contratos digitalmente de forma legalmente válida. La prueba de que alguien estaba realmente en la computadora pertinente cuando se firmó el contrato se proporciona rastreando el teléfono móvil".

En el sector de la educación, se puede hacer más que educar en casa, dijo. "Incluso los exámenes se pueden hacer en línea. El seguimiento de los ojos se utiliza para ver si la persona que realiza la prueba dirige sus ojos a otro lugar y posiblemente mira hacia otro lado", resume Bernd Meyer. La telemedicina, la visita virtual al médico, también recibirá un impulso. "Hasta hace poco, esto no era legalmente posible en absoluto", explica Georg Graf von Wallwitz, "ahora, por ejemplo, en China, el médico de cabecera sólo tiene que ver a su paciente una vez. Después, el paciente puede recibir una medicación prescrita a través de una reunión en la web". 

La conclusión del grupo de competencia: "Es muy probable que veamos cambios estructurales duraderos con consolidaciones en algunas industrias y con un cambio aún mayor hacia la economía en línea y de plataforma", dice Thomas Neukirch. Sin embargo, las innovaciones no bastarán para aumentar de manera sostenible el ritmo de crecimiento de la economía mundial. Después de todo, también hay efectos opuestos. "Si los empresarios ya no prestan atención constante a sus costos en favor de la seguridad de la cadena de suministro, si los viajeros de negocios se detienen o si se racionaliza la mano de obra, esto frenará la actividad económica", dice Mumm. "La visión del mundo del crecimiento estructuralmente bajo, que nos acompañaba incluso antes de la crisis, por lo tanto permanece fundamentalmente inalterada", concluye von Wallwitz.

Illu 9 asset protection

// 09 ¿Existen nuevas estrategias para la protección de activos en un mundo de máxima inseguridad?

Mucho de lo que era válido en términos de protección de activos a largo plazo antes de Corona sigue siendo válido después de Corona. "El enfoque de las inversiones debe ser directo, simple y comprensible. A esto lo llamo 'requisito de pureza financiera': nada de innovaciones financieras, nada de productos complicados, nada de derivados o certificados", explica Gottfried Urban. "Apueste por acciones de empresas que produzcan productos o servicios realmente relevantes - alimentos, vivienda, digitalización. Busca calidad, buenos balances, modelos de negocio sostenibles, baja deuda. La supervivencia debe estar garantizada. Estamos hablando de bienes escasos. Todo lo que no se pueda multiplicar infinitamente conservará su valor", enumera Ulrich Voss. 

Dado que en todas las crisis pasadas siempre se beneficiaron quienes estaban invertidos en la moneda correcta, los expertos también están pensando en esta cuestión. "Personalmente, después de salir de la UE, cada vez tengo más a Gran Bretaña en mi pantalla", informa Alexander Ruis. "El reino es mucho más grande que Suiza, tiene un sistema legal que funciona y es liberal. Para mí, la libra esterlina representa, por lo tanto, una nueva oportunidad de diversificación".

Ulrich Voss favorece la moneda noruega. El hecho de que la corona se haya visto sometida a una enorme presión ante la caída de los precios del petróleo es una oportunidad. "Noruega sólo tiene una deuda nacional de 163.000 millones de dólares, pero 1.100.000 millones de dólares en fondos soberanos. Si los países fueran una sola empresa, Noruega tendría un muy buen balance, aunque temporalmente uno de sus productos más importantes, el petróleo, está experimentando una caída en la demanda".

"A la larga tampoco ignoraría la moneda china", añade Daniel Oyen. "En el momento en que el renminbi es libremente convertible - lo que podría ser el caso en 2022 - se convierte en una alternativa real. Hasta entonces, las acciones chinas son la forma correcta de diversificarse hacia China. Y también encuentro excitante a Bitcoin. Dado el perfil de rendimiento asimétrico, una mezcla de uno a dos por ciento en la cartera es aceptable - el riesgo de pérdida es del 100 por ciento, la oportunidad varios cientos por ciento. "Y, por supuesto, la moneda definitiva, el oro, sigue siendo un ingrediente importante. Aún más hoy que antes de la crisis de Corona", señala Thomas Buckard.

En el pasado, muchos ciudadanos alemanes ricos también pensaron en una segunda ciudadanía o una segunda residencia. Sin embargo, con las experiencias de la crisis de Corona, este tema ha quedado un poco relegado a un segundo plano en el círculo de competencias de Lerbach. "Esto fue después de todo una prueba para los políticos de los respectivos países", explica Marc Vits y concluye: "Cuando comparo las reacciones y las medidas, observo grandes diferencias. Y Alemania ha demostrado definitivamente una muy buena gestión de la crisis hasta ahora".

La conclusión del Grupo de Competencia: Las respuestas a las diez preguntas más importantes para el período posterior a Corona son un gran alegato para invertir en los valores corporativos. "¿Qué activos han sobrevivido a las guerras mundiales y a las reformas monetarias?", pregunta Stephan Jäggle y responde: "Siempre han sido activos productivos. Pase lo que pase, quienquiera que invierta allí será probablemente mucho más rico que el resto del mundo al final de cada crisis, y estará entonces en la mejor posición para un nuevo comienzo". ®

Illu 2a Kasten interessante Aktien

_____________________________________________________

Inspiración - acciones interesantes.

En su búsqueda de existencias prometedoras, los expertos distinguen actualmente entre tres categorías con diferentes pautas de riesgo y rendimiento. La primera categoría, comparativamente defensiva, incluye las acciones de empresas cuyos precios son más de un 20% inferiores a su nivel anterior a la crisis y que muy probablemente volverán a su nivel de facturación de 2019 en 2022 - son un ancla de estabilidad para una cartera.

La segunda área incluye a los ganadores estructurales que deberían beneficiarse a largo plazo de los cambios tecnológicos desencadenados por la crisis.

El tercer grupo incluye las posibles existencias de retorno. Este es el segmento con mayores riesgos, pero quizás también con mayores oportunidades. Incluye las existencias de las empresas que actualmente están en funcionamiento. Sin embargo, en el contexto de una recuperación de la economía mundial, los expertos también suponen que es ahí donde reside el mayor potencial para ponerse al día.

En los cuadros que figuran a continuación se enumeran las empresas que fueron nombradas con mayor frecuencia en la encuesta sobre el patrimonio privado por los 26 expertos del círculo de competencia. La lista completa puede verse en www.private-wealth.de.

Aktien Titelgeschichte

_____________________________________________________

Autores:  Gerd Hübner, Klaus Meitinger

Dirección de la editorial

  • Private Wealth GmbH & Co. KG
    Montenstrasse 9 - 80639 München
  • +49 (0) 89 2554 3917
  • +49 (0) 89 2554 2971
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Idiomas

Redes sociales