• Miriam Zerbel

Martin se moviliza.

Print Friendly, PDF & Email

78 Soltes Koberstaedt EHH 002 20x30

Emprendedor social. El desarrollo económico en África necesita un nuevo concepto de movilidad. El empresario Martin Šoltés y sus colegas han desarrollado un vehículo eléctrico especial. Para mejorar la vida de muchos africanos, busca inversores de impacto.

Martin Šoltés, estudiante de doctorado de la Universidad Técnica de Múnich, se encuentra en Accra, la capital de Ghana, en África Occidental, con su mochila a la espalda, acompañado de cuatro estudiantes. Es enero de 2014, su proyecto: impulsar la economía en las regiones rurales de África y, al mismo tiempo, lograr algo para el medio ambiente.

Después de dos semanas está claro: los problemas de la gente en el campo empiezan donde las carreteras se detienen. Debido a que el transporte prometido por camión no se llevó a cabo, el agricultor se sienta frente a los restos podridos de su cosecha en lugar de venderlos en la siguiente ciudad. "Nuestro resultado fue que los agricultores necesitaban un vehículo adecuado y adaptado a sus necesidades: asequible, resistente, de campo a través e independiente del combustible", dice Šoltés. "La mejor solución económica, técnica y ecológicamente sostenible es un vehículo eléctrico".

De vuelta en Munich, comienza el proyecto de investigación de movilidad aCar. La movilidad es una necesidad humana básica. El intercambio económico, la participación social, la independencia y la autonomía son difíciles de lograr sin movilidad. Es la base para el progreso y el desarrollo, para la igualdad de oportunidades. Šoltés y sus alumnos están convencidos: "Sólo si proporcionamos a la gente de las zonas rurales un vehículo respetuoso con el medio ambiente podremos hacer algo para solucionar el mayor problema a largo plazo: el éxodo rural.

Para estar a la altura de esta afirmación, se debe desarrollar un vehículo que se vea completamente diferente de lo que estamos acostumbrados a ver desde nuestras carreteras. "Había que adaptarlo a las necesidades locales: rústico, sin roturas, con tracción a las cuatro ruedas y bajo mantenimiento", explica Šoltés.

78 Evum 2

El primer prototipo del aCar en la TU sigue siendo de madera y cartón. Con el fin de obtener información de los clientes potenciales, algunos africanos son invitados a Múnich.

Los investigadores aprenden de ellos, por ejemplo: Lo que la europaleta es para los europeos, la bolsa de arroz es para ellos. Por lo tanto, la zona de carga se adapta al tamaño del saco de arroz africano. Mientras tanto, los científicos también han obtenido el apoyo de la industria.

Con la ayuda de varias empresas medianas de la industria automotriz, construyen en pocos días y sin adornos un camión de plataforma de dos plazas con tracción eléctrica. La prueba de concepto se lleva a cabo in situ, en Ghana. "Después de los primeros metros no hubo más discusiones", explica con orgullo Šoltés.

Junto con Sascha Koberstaedt, Šoltés inicia su aventura empresarial en 2017 con su propia empresa como spin-off de la TU Munich. Con el nombre - Evum - los dos establecieron una señal fuerte. "Se deriva del latín'aevum', que se traduce como inmortalidad. Ese es nuestro lema. Queremos que nuestros productos duren para siempre".

Y algo más es diferente de la industria del automóvil clásico. "Nuestra principal preocupación no es el beneficio monetario, sino el impacto. Queremos lograr un impacto positivo concreto y mensurable en el medio ambiente y la sociedad. y hacer del mundo un lugar mejor".

Las primeras inversiones serán realizadas por socios de pequeñas y medianas empresas. Tres empresas participan en la puesta en marcha con un total de cinco millones de euros. Actualmente se está construyendo una fábrica modelo en Bayerbach, Baja Baviera, para la producción en serie, que está previsto que comience en la primavera del próximo año. Allí podrá adquirir experiencia y familiarizarse con las posibles enfermedades infantiles. A partir de abril del próximo año se construirán 1.000 vehículos al año.

"Nuestros empresarios están cerca del tema y creen en nosotros", asegura Šoltés. Eso fue esencial para los dos fundadores. Hablan de "dinero inteligente", no sólo dinero, sino también compromiso y saber hacer. Y por las decisiones rápidas de sus inversores. En general, la idea de Evum fue convincente. "Tuvimos la suerte de poder elegir cómo formar nuestra base de accionistas."

Uno de los accionistas es Joachim Glatthaar. La empresa constructora mediana de Suabia participó hace dos años. Aunque viene de una industria completamente diferente, está convencido del potencial de Evum: "Evum ocupa un nicho de mercado, ofrece puntos de venta únicos y una buena relación precio-rendimiento. triunfarán en un futuro previsible".

En un principio no se puede esperar ningún retorno, lo que no supone ningún problema para el autoconfieso hincha africano Glatthaar. Lo mismo sucede con las empresas de nueva creación, dice. "Lo que es importante para mí es que el vehículo sea un producto sostenible." Si tuviera que hacerlo, estaría dispuesto a invertir aún más: Glatthaar quiere quedarse con él.

Lo que le gusta al empresario: El purista Evum-Stromer es un verdadero burro de carga y puede transportar una carga útil de una tonelada, sin importar si se trata de personas o de mercancías. El alcance de la batería es de 80 kilómetros "y es completamente suficiente para ello", dice Šoltés. "Además, una pequeña batería ahorra recursos. No hay aire acondicionado, ni airbags, ni radio. Nos hemos concentrado en lo esencial. Al principio ni siquiera teníamos puertas. Pero eso no funcionó".

También es interesante que la batería ofrece muchas otras posibilidades de aplicación. Puede ser una fuente de energía para una bomba o, con superestructuras adicionales, transformar el vehículo en una consulta médica móvil y en una estación de tratamiento de agua. Los módulos solares en el techo del coche proporcionan energía adicional. La batería se carga en un enchufe normal de 220 voltios, lo que lleva siete horas.

Pero incluso en África no es posible prescindir completamente del lujo. "Los tapacubos cromados, por ejemplo, son muy importantes allí. Sin ellos, un coche no es un coche. O altavoces con interfaz a un teléfono móvil para escuchar música".

78 Evum 3

A medio plazo, el aCar se producirá en Nigeria, Ghana, Kenia y Tanzania. "Esta es también una parte importante de nuestro concepto", explica el fundador. "No queremos exportar, queremos dar trabajo a la gente sobre el terreno." Tampoco abordaría las barreras a la importación y las restricciones al comercio.

La primera microfábrica de África podría abrirse en 2021. Para que no sea necesario comprar allí máquinas caras, el montaje está orientado al trabajo manual. Los expertos locales son formados primero en Alemania antes de transmitir sus conocimientos en África. La mayor cantidad posible de componentes se fabricarán localmente para fortalecer la economía local.

Sólo hay que importar piezas más complejas, como baterías y motores eléctricos. "Con un precio de alrededor de 10.000 euros, el transportador eléctrico también debería ser asequible para las condiciones africanas."

Contrariamente a las expectativas originales, el camión eléctrico minimalista ha despertado entretanto interés incluso en Europa. Cuidadores, viveros, viticultores, agricultores alpinos, empresas municipales, todos ellos ven en el Evum-Mobil algo que hasta ahora les ha faltado, más como una herramienta que como un coche.

Esta es otra razón por la que el empresario suabo Glatthaar fundó una empresa de ventas junto con Evum. A partir de mediados de noviembre, la mediana empresa quiere aprovechar sus contactos con las autoridades locales y los artesanos de Baden-Württemberg. Esto es un golpe de suerte para Evum y sus 50 empleados. Aunque desde la reciente revisión del Evum mobile se han producido ampliaciones como el "triángulo común", que puede utilizarse para integrar módulos adicionales como una barredora o una cuchilla quitanieves, los ajustes en el mercado europeo apenas son necesarios. "Nuestros clientes europeos tienen requisitos muy similares a los africanos."

Šoltés prevé que, en un principio, hasta el 90 por ciento de los coches se venderán en Alemania. Debido a los mayores costes de producción y a la mayor complejidad de la aprobación de las carreteras, el precio de unos 30000 euros es tres veces superior al de la versión africana.

"Nuestro compromiso también debe ser empresarial", Šoltés subraya la idea del empresariado social y la inversión de impacto. "Se trata de obtener beneficios y lograr un impacto social al mismo tiempo. Permitimos la movilidad de las personas en las zonas rurales de los países emergentes y en vías de desarrollo. Y con el accionamiento eléctrico evitamos emisiones nocivas como el CO2 o el nitrógeno y contribuimos así a mejorar la calidad del aire y a reducir el ruido. Podemos probarlo."

Para el año 2025, una producción anual de más de 100.000 vehículos debe ser dominada en once mercados. Entonces, el empresario está seguro de que su empresa también obtendrá beneficios.

Sin embargo, Evum necesitará más capital a partir de la primavera de 2020. Según los cálculos de la nueva empresa, los costes de puesta en marcha de la producción en serie ascienden a entre 10 y 15 millones de euros. Ahora buscamos inversores que quieran aportar capital a medio y largo plazo, compartan la idea de Evum y estén inicialmente satisfechos de que su inversión hará que el mundo sea un poco mejor. ®

Autor: Miriam Zerbel

Dirección de la editorial

  • Private Wealth GmbH & Co. KG
    Montenstrasse 9 - 80639 München
  • +49 (0) 89 2554 3917
  • +49 (0) 89 2554 2971
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Idiomas

Redes sociales