• Hanns J. Neubert

Todo en el banco de pruebas.

Risiko shutterstock 275012546Riesgos climáticos. El cambio climático provocado por el hombre está provocando lluvias torrenciales, inundaciones, tormentas cada vez más fuertes y olas de calor en todo el mundo. Ya es hora de que las empresas se preparen.

De repente, ya no funcionaba nada. Cuando el suministro de energía en el valle del Ahr se colapsó temporalmente y ya no fue posible realizar llamadas telefónicas para organizar la ayuda mutua, el término abstracto "riesgos sistémicos" adquirió un significado tangible. Las tuberías de alcantarillado y las cuencas de almacenamiento ya no podían contener las masas de lluvia. Los puentes, túneles y estructuras construidas demasiado cerca de las orillas intensificaron el poder destructivo de las corrientes.

"Los riesgos sistémicos son peligros físicos que van mucho más allá de los riesgos normativos y de mercado a los que normalmente se enfrentan las empresas", explica Ortwin Renn, Director del Instituto de Investigación Transformadora de la Sostenibilidad (IASS) de Potsdam. Un ejemplo típico, según el científico, es el colapso de importantes unidades técnicas o de infraestructura en un lugar, que se extiende como un efecto dominó y amenaza también a instituciones sociales distantes y vitales, como los sistemas de salud o el suministro de energía.

Es indiscutible que estos riesgos serán cada vez más importantes en el futuro. La Base de Datos Europea de Condiciones Meteorológicas Severas (ESWD) registró 1.268 avisos de condiciones meteorológicas severas en Alemania sólo en julio de este año: fuertes lluvias en el oeste y el este, granizo de gran tamaño en el sur e incluso tres tornados. Hubo 241 informes para Austria y 83 para Suiza. Cualquiera de estos acontecimientos podría haberse convertido en una catástrofe.

El número de tormentas en sí mismo no dice mucho. Es más bien su intensidad la que aumenta, como confirman ahora numerosos estudios científicos. Las olas de calor pueden ser más frecuentes, pero los periodos de precipitación son menos frecuentes. Sin embargo, traen mucha más lluvia. Mientras que en el norte de Alemania aumentan las tormentas, en otros lugares no son necesariamente más frecuentes, pero sí más destructivas.

Durante las intensas lluvias en Renania del Norte-Westfalia murieron más de 200 personas. Numerosos pequeños negocios y empresas artesanales se han quedado sin nada desde entonces. Y las grandes empresas también se vieron afectadas. Por ejemplo, las masas de agua vertidas en la mina de lignito a cielo abierto de Inden, que abastece a la central eléctrica de Weisweiler. El operador RWE pudo cerrar a tiempo las numerosas centrales hidroeléctricas del Eifel, en el Mosela, el Sarre y el Ruhr. No obstante, las pérdidas ascenderán a una "cantidad media de dos dígitos", según el portavoz de RWE, Guido Steffen.

No es un caso aislado. En Stolberg, una planta de Aurubis que produce tiras y alambres de cobre y aleaciones de cobre para el mercado mundial tuvo que ser evacuada. Debido a la completa inundación de las instalaciones de la planta y de las naves de producción el 16 de julio, Aurubis declaró la "fuerza mayor": la empresa ya no podía cumplir sus obligaciones de entrega.

Ortwin Renn lleva muchos años llamando la atención precisamente sobre estos riesgos sistémicos. Sin embargo, su conocimiento está creciendo lentamente en la comunidad empresarial. En una encuesta realizada por la consultora Deloitte a 1.168 directores financieros europeos sobre la concienciación del cambio climático en sus empresas, la mayoría tenía claro que había que hacer algo. Pero lo que entonces veían como medidas de protección solía tener sólo efectos a corto plazo y, sobre todo, rentables. Casi ninguno de los jefes de empresa entrevistados mostró una verdadera comprensión del cambio climático.

"Ya es hora de que las empresas vean mucho más claramente las interconexiones sistémicas e incorporen temas como la protección del clima, la adaptación al mismo y la biodiversidad como elementos de su propia estrategia corporativa", afirma Renn.

El investigador de la sostenibilidad reconoce que las empresas han tenido y siguen teniendo mucho éxito en el control de los riesgos convencionales, por ejemplo en la seguridad laboral, el tráfico de automóviles, los productos químicos tóxicos o los alimentos. Pero ahora habría que reajustar el tiempo y los recursos financieros. "Ahora estarían mejor invertidos en los riesgos sistémicos que en los convencionales", dice Renn. "Tras una explosión en una planta, inmediatamente surgen miles de nuevas normas que se aplican. Pero donde realmente duele es en su ausencia".

Los daños de la catástrofe de julio serán probablemente de 30.000 millones de euros. "Una décima parte de eso habría bastado para crear llanuras de inundación y pólderes frente a las zonas inundables", calcula Renn. Entonces la tormenta no se habría convertido en un desastre tan destructivo y mortal.

---------------------

Comprobación de los riesgos climáticos: los lugares a los que acudir.

Hoy en día existen numerosas formas de informarse en Internet sobre los riesgos climáticos, como las tormentas, las inundaciones, el impacto de las olas de calor e incluso las zonas de peligro. Sin embargo, la mayoría de ellos requieren un conocimiento técnico básico, geográfico, a veces incluso matemático-físico. Estos recursos suelen estar destinados a los expertos y planificadores de las administraciones y las compañías de seguros.

En el marco de la Estrategia Alemana de Adaptación al Cambio Climático (DAS), el gobierno alemán ha creado entretanto el Portal Alemán de Precaución Climática (KLiVO) (www.klivoportal.de). Es el primer punto de contacto para los ciudadanos, propietarios y compradores de viviendas, pero también para los empresarios. El portal ofrece numerosas guías, herramientas, datos climáticos y otros portales web que pueden encontrarse de forma personalizada a través de una máscara de búsqueda.

También incluye el "Pasaporte de Inundaciones" del Centro de Competencia de Inundaciones (www.hochwasser-pass.com), de fácil comprensión. En él figuran expertos regionales certificados que pueden asesorar sobre las medidas. Este servicio se dirige principalmente a los propietarios de viviendas y a quienes planean construir o comprar una casa o que trabajan en el sector inmobiliario.

Los municipios y los estados federados pueden utilizar el Pasaporte de Inundaciones para obtener una visión general de la vulnerabilidad de las localidades con el fin de planificar y aplicar medidas de protección específicas.

El Centro de Servicios Climáticos de Alemania (GERICS) ofrece prototipos de productos y servicios especialmente para empresas. Por ello, hay que apoyar a los responsables políticos, empresariales y sociales para que se adapten al cambio climático. Esto incluye el asesoramiento sobre las consecuencias económicas y políticas del cambio climático, así como sobre la protección del clima. La instalación forma parte del Centro Helmholtz Hereon. Más información en: www.climate-service-center.de.

---------------------

®

Autor: Hanns J. Neubert

Dirección de la editorial

  • Private Wealth GmbH & Co. KG
    Montenstrasse 9 - 80639 München
  • +49 (0) 89 2554 3917
  • +49 (0) 89 2554 2971
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Idiomas

Redes sociales